Las nuevas tecnologías llegan hasta los ayuntamientos. El ingenio para aumentar la seguridad en las calles no deja de agudizarse y los cuerpos policiales se apoyan cada vez más en artilugios y aplicaciones para optimizar su labor, como por ejemplo los drones.

Cámaras de videovigilancia, APPs para mobile, robots, drones… Son algunas de las herramientas que están utilizando municipios como Sant Cugat del Vallès, donde AQ Acentor ofrece un conjunto residencial exclusivo de 39 viviendas, para ofrecer a sus vecinos un entorno seguro y tranquilo para su familia.

Una de las tecnologías que más destaca estos últimos años y llama especialmente la atención en estas labores son los drones, pequeños aparatos voladores no tripulados que pueden ser controlados en remoto. Parece el argumento de una película de ficción, pero está pasando: los drones se están posicionando como una pieza clave en las tareas de vigilancia y seguridad.

¿Cómo puede un dron hacer las calles más seguras?

Para saber cómo pueden utilizarse como apoyo en este cometido y todo lo que pueden aportar, en AQ Acentor hemos hablado con Arthur Holland Michel, uno de los mayores expertos a nivel mundial en estos vehículos aéreos.

Arthur es codirector del Drone Center en el Bard College, uno de los think tanks más prestigiosos de Nueva York en la materia. Además, es el autor del libro Eyes in the Sky: The Secret Rise of Gorgon Stare and How It Will Watch Us All.

“Los drones generalmente llevan cámaras y/o sensores infrarrojos que conforman un ojo en el cielo sobre un área determinada, por eso son una herramienta muy útil para la vigilancia y el rastreo de sospechosos”, explica Arthur. Por ello, ayuntamientos de municipios como Sant Cugat del Vallès contarán desde las próximas semanas con un dron con cámara térmica sobrevolando sus calles con el objetivo de evitar la delincuencia. “Además, son muy eficaces para encontrar personas desaparecidas y planificar misiones complejas, como son las situaciones de rehenes”, añade.

El beneficio de estos aparatos es muy claro: incrementa la visibilidad con un ángulo de vigilancia aéreo que se retransmite en directo. De esta forma, los responsables cuentan con más ojos y la respuesta policial aumenta su inmediatez. Además, su ligera envergadura hace que puedan llegar donde las personas tienen acceso limitado

“Su tecnología también podría usarse para acceder a un edificio en el que esté ocurriendo una situación difícil y proporcionar a los agentes de policía que se encuentran fuera una vista del interior para que puedan ver qué suceden y actuar con menor riesgo”, expone el experto. “Sin embargo, actualmente sus usos más comunes son la des-activación de explosivos y las misiones con materiales peligrosos”, apunta.

Usos de los drones que no te imaginabas

La búsqueda y rescate es el uso más obvio según cuenta el codirector del Drone Center. “Especialmente cuando están equipados con sensores infrarrojos, los drones son muy efectivos para encontrar personas desaparecidas, por la noche y en áreas remotas”, añade. Como usos curiosos, Arthur cuenta que se han empleado muchos esfuerzos en desarrollar drones para entregar desfibriladores a víctimas de ataques cardíacos y también para otros envíos médicos urgentes.

“Algunas compañías han desarrollado drones con gas lacrimógeno para controlar disturbios, pero esa es una idea peligrosa y en su mayoría muy impopular”, alerta. 

El futuro del uso de los drones para garantizar la seguridad

Los retos a los que se enfrentan los drones para continuar desarrollándose en este cometido son, por un lado, incrementar el tiempo de vuelo, ya que actualmente “la mayoría mayoría de ellos solo pueden volar durante unos 20 minutos por lo que, aunque el dron pueda programarse para seguir los puntos de referencia del GPS, su patrulla aún tiene una duración muy corta. Y por otro, añade Arthur, “contar con una tecnología lo suficientemente avanzada como para poder detectar delitos de manera autónoma”.

La pregunta: Arthur, ¿cómo ves el desarrollo de los drones a corto y largo plazo?

Creo que en el futuro, a corto plazo, los drones simplemente mejorarán, haciendo los trabajos que ya están realizando hoy en día. A medida que mejore la autonomía y la resistencia de vuelo, se utilizarán en más ámbitos y labores, en misiones más extensas y complicadas.

Las mejoras en la tecnología también permitirán al gobierno crear regulaciones menos restrictivas, lo que fomentará un mayor crecimiento en el uso de estos vehículos aéreos para la seguridad pública.

Con el tiempo veremos que los drones se utilizarán para patrullas autónomas y para detectar actividades sospechosas de forma automática, pero para esto aún quedan unos cuantos años. 

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: