¿Llevas un tiempo pensado en cambiar tu casa, pero todavía no te atreves a apostar por la decoración de estilo industrial? Pues ¡no te preocupes! Hemos elaborado una completísima guía que te ayudará a recrear el típico loft noeyorkino de los años 50.

Descárgatela y encuentra los materiales y colores que no pueden faltar en tu hogar.

El origen de la decoración de estilo industrial lo encontramos en el Nueva York de los años 50 cuando las fábricas abandonadas fueron remodeladas en pequeñas casas para artistas, arquitectos y otros profesionales creativos que disfrutaban de los espacios abiertos. Hoy en día, es uno de los estilos más imitados en decoración porque evoca la sensación de imperfección.

Sin divisiones, con grandes ventanales y techos XL. Así es el estilo industrial. Debes saber que los cimientos de una casa (paredes de ladrillo, vigas a la vista u otros elementos de construcción) son esenciales, así como los elementos decorativos de acero y metal combinados con piezas de madera.

Las lámparas también son piezas características del estilo industrial y son importantes para suavizar los espacios fríos. Los muebles suelen estar desgastados o decapados, además, se caracterizan por tener colores oscuros. No te agobies porque puedes encontrar piezas únicas y con personalidad en anticuarios o en ferias de antigüedades. En definitiva, es importante saber combinar todos los elementos para conseguir un ambiente armónico y coherente con lo que quieres transmitir.

Si has tomado nota y lo tienes claro, el resto es tan simple como comenzar con el cambio de tu casa. ¡Manos a la obra!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: