Llegar al trabajo de un salto desde la cama ha sido siempre un sueño para muchos. Sin embargo, hoy es una realidad para todos y parece que ahora el sueño no es tan bonito, ¿verdad? ¿Echas en falta un espacio para trabajar en casa?

La cuarentena ha cambiado por completo nuestra vida y nos obliga a improvisar constantemente. Si el teletrabajo tha pillado por sorpresa, ¡necesitas un espacio para trabajar en casa! Pero, no te agobies. Esta puede ser la excusa perfecta para crear un espacio agradable, cómodo y con estilo donde seguir desarrollándote profesionalmente. En definitiva, el trabajo en remoto es una oportunidad para aprender a trabajar en otro ambiente, al que podamos sacarle el máximo provecho.     

Consejos para crear tu espacio para trabajar en casa 

Para poder convertir tu casa en una oficina debes organizar bien tu jornada laboral: establecer una rutina, marcarte un horario y, lo más importante, montar un espacio para trabajar en casa. Para esto último, tendrás que tener en cuenta algunos aspectos indispensables, así que ¡sigue leyendo! 

  • Elige bien el lugar. Aunque en nuestras empresas insistan en que el teletrabajo es una medida temporal, no sabemos cuánto durará esta situación. Lo mejor es que busques en tu casa un espacio que identifiques como zona dedicada únicamente al trabajo, que sea acogedora y práctica. Por ejemplo, si vives sola o con tu pareja, la mesa de comedor puede ser convertirse fácilmente en un lugar productivo. Elige cualquier rinconcito en el que te sientas cómodo y que esté aislado de los ruidos y alejado de la cocina.   ¡Cuántas menos distracciones, mejor! 
  • La iluminación, un elemento fundamental para la productividad. La luz natural es muy importante así que decántate por un rincón cerca de una ventana. Cuida de este aspecto ya que potencia el bienestar, la creatividad y facilita el desarrollo de tareas. Recuerda que es mejor que te entre la luz por la izquierda, si eres diestro, y que jamás le des la espalda. Si no puedes colocarte debajo de una ventana, incorpora elementos de iluminación que simulen la luz del sol como, por ejemplo, tonos cálidos. 
  • Mobiliario imprescindible. Sí, hablamos de una buena mesa y una silla cómoda. En el caso de la mesa, es importante que tenga unas dimensiones correctas (que no sea muy pequeña) y que esté cerca de alguna toma de contacto. Sirve cualquier mesa que tengas en casa, incluso, una mesa alta o abatible. Prueba todas las sillas que tengas en casa y opta por aquella que tenga un diseño que se adapte a tu postura (si es ergonómica, ¡mejor!), que te recuerde a la silla que tienes en la ofi. 

  • Improvisa con la deco¿Quién dijo que el teletrabajo implicase estar en un espacio plano y aburrido? Añade un toque de color poniendo unas plantitas, que también te ayudarán a controlar el estrés; coloca una alfombra, te servirá para delimitar tu espacio; cuelga tu cuadro favorito en la pared o escribe en una pizarra una frase inspiradora. ¡Todo sirve para conseguir ese entorno agradable en el que te sientas a gusto! 
  • Mantén el orden. No importa si estás en la ofi o en casa, el orden es fundamental para ser más productivo. Despeja tu mesa quitando las cosas que no necesites, ten a mano solo el material de oficina (agenda, organizador de tareas, portátil y bolígrafo) y oculta tus cables porque no favorece, en absoluto, la sensación de orden.  

No pierdas tu rutina 

Trabajar desde casa tiene sus grandes ventajas e inconvenientes, aunque sabemos que el problema se agranda si hay niños en casa, que también están las 24 horas del día encerrados. Sabemos que no es fácil, pero es posible trabajar de forma productiva al 100%. 

  • Cuida tu imagen. Mantén tu disciplina habitual y ¡nada de trabajar en pijama! Dúchate, vístete y, si quieres, maquíllate. ¿Por qué no hacerlo? Trabajar con la misma ropa con la que dormimos genera una sensación constante de reposo. Piensa como si fueras a salir de casa. 
  • Sigue la regla 20, 20, 20. Es muy sencilla y te ayudará a descansar un rato. Cada 20 minutos mira fuera de tu escritorio durante 20 segundos y concéntrate en algo que esté a 20 pies (6 metros). Es una forma de cuidar tu vista mientras trabajas. ¿Habías oído hablar de esta regla? 
  • Hidrátate y cuida, más que nunca, tu alimentación. Que la nevera esté al alcance, no significa que sea obligatorio atiborrarse o levantarse cada cierto tiempo a picotear. Durante el día, bebe solo agua y mantén tus horarios de comida, cocina recetas saludables para no sentirte pesada. 
  • Si fumas, no abuses. A lo mejor, Este es un buen momento para dejarlo, ¿no crees? 
  • Pon música. Si necesitas concentrarte y no encuentras cómo, pon música relajante o de ambiente, la de la televisión no sirve. 
  • Define las horas que vas a trabajar. Algo tan simple pero tan importante. Te lo advertimos: establece un horario y cúmplelo, se estricto o trabajarás de más.  
  • No pierdas el contacto con tus compañeros. En la medida en la que se pueda, hay que mantener las rutinas que se tenían en la oficina y también las herramientas. La coordinación y el aislamiento son dos grandes retos que, para superarlos, es necesario el contacto con compañeros, existen miles de herramientas que permiten organizar reuniones, como Google TalkTelegram o Whatsapp, o incluso Skype. 

En definitiva, consigue tu espacio de teletrabajo ideal haciendo de cualquier rincón un sitio agradable y ordenado. Y, si alguna vez pierdes la concentración, aplica nuestros consejos ¡A por todas! 

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: