Si estás pensando en comprarte una vivienda, te preocupa el cambio climático y, además, quieres ahorrar en el consumo energético, las hipotecas verdes son para ti.

Este tipo de préstamo, que cuenta con garantía hipotecaria, tiene como objetivo premiar la compra de casas eficientes o las reformas que busquen reducir el consumo de los pisos antiguos gracias a la instalación de eco-tecnología.

Optar por este tipo de crédito permite rebajas de hasta 20 puntos, lo que posibilita ahorrar costes. Pero, ¿en qué casos se puede contratar? Sirve para financiar la adquisición únicamente de un inmueble que tenga una certificación energética A o B o la rehabilitación de una casa antigua siempre que se consiga mejorar un 30% su eficiencia energética.

Implantación en España de las Hipotecas Verdes

La creciente sensibilización de la sociedad ante el cambio climático ha llegado también al sector bancario y numerosas entidades españolas se están sumando a la tendencia de la financiación sostenible. En nuestro país esta modalidad de hipoteca llegó tarde respecto al resto de Europa, sin embargo, hay varias entidades que sí que comercializan este producto: Triodos Bank, Banco Santander, Bankia, BBVA, Caja Rural e Navarra, Cajamar y Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI).

Triodos Bank fue el pionero en España en la comercialización de hipotecas verdes y desde 2013 han formalizado más de 1.600. Para estimar el diferencial valoran el CO2, el consumo y la certificación energética de las viviendas. Caja Rural de Navarra y la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI), por ejemplo, ofrecen una bonificación de hasta 10 puntos a clientes que vayan a comprar viviendas con certificación A o B.

El Banco Santander promete una bonificación máxima de 10 puntos sobre el tipo base a aquellas viviendas hipotecadas con calificaciones energéticas A o A+ y, por su parte, el BBVA también tiene una línea de préstamo promotor destinada a la construcción de viviendas de alta eficiencia. Otras entidades, como CaixaBank y Bankinter, han anunciado que están estudiando el lanzamiento de sus propias hipotecas verdes.

El Certificado de Eficiencia Energética, un documento imprescindible

Un documento clave a la hora de solicitar una hipoteca verde es el Certificado de Eficiencia Energética. En España desde 2007 todos los edificios de nueva construcción y aquellas viviendas que se quieran vender o alquilar deben tener obligatoriamente este registro.

Se trata de un justificante requerido por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo que incorpora todos los aspectos energéticos del domicilio. En la calificación influirán muchos y diversos factores como los materiales de construcción o los sistemas de energía de la vivienda (calefacción, agua caliente o cocina).

El sistema de etiquetas de eficiencia energética de edificios es similar al que pueden poseer los electrodomésticos y las calificaciones van desde la A hasta la G. Por ejemplo, una vivienda con certificación A llega a gastar hasta un 70% menos que una calificación G.

El Certificado de Eficiencia Energética tiene que ser realizado por un técnico autorizado, que disponga de la formación adecuada para ello y cada uno es libre de decidir con quién quiere realizar este documento, con la Administración o con empresas privadas.

Viviendas sostenibles y eficientes

Cada día son más las personas que consideran que el futuro del sector residencial pasa por apostar por viviendas que sean ecológicas, sostenibles y eficientes. En Europa el 40% del consumo eléctrico se destina a los hogares, y es donde además se produce el 36% de las emisiones de CO2.

Conscientes de lo que supone el cambio climático y el compromiso por una economía más sostenible cada vez se impulsan más promociones inmobiliarias eficientes. Por ejemplo, AQ Acentor les regala a sus clientes la compensación de las emisiones de CO2 de sus viviendas durante los primeros dos años desde su entrega.

Si no estás pensando en comprarte una casa y deseas solicitar una hipoteca verde para reformar tu hogar y convertirlo en un espacio más eficiente, apuesta por soluciones sostenibles, centrándote en el aislamiento y en las fuentes de energía.

Puedes mejorar el aislamiento térmico de tu vivienda instalando placas de corcho prensado o con mantas de materiales vegetales como el cáñamo y el lino o también con los paneles de fibras de madera reciclada. Otro aspecto importante es cambiar tus ventanas por otras con doble vidrio y con una cámara de aire de al menos 10 mm, esta opción es ya un estándar en construcción y reformas.

Si puedes, apuesta por la eco-climatización para disminuir tu consumo energético con la instalación de placas fotovoltaicas. Aunque sabemos que ésta todavía no es una alternativa real para un piso en una ciudad como Madrid, puedes elegir sistemas inteligentes que controlen la temperatura de tu hogar, la instalación de suelo radiante o bombas de calor.

Otra de nuestras recomendaciones es que utilices tecnología led ya que es mucho más eficiente y duradera y ahorrarás hasta un 90% respecto a las antiguas bombillas halógenas. También fíjate en la etiqueta de calificación energética de los electrodomésticos y opta por aquellos que tengan una calificación A+ o superior.

Como ves, cada vez existen más alternativas reales para lograr tener una casa eficiente y así reducir nuestra huella ambiental. La corriente de las viviendas sostenibles está en auge ya que usan menos energía que las viviendas convencionales así que, ¿te animas?

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: