Los niños son la alegría de la casa y seguro que cuando vienen de visita te levantan el ánimo. Pero es posible que tu casa no esté preparada para las aventuras y la curiosidad de los pequeños. Entonces, ¿cómo hago mi hogar seguro para niños? Puedes evitar pequeños accidentes con algunos consejos y precauciones. Así, cuando les tengas en casa,  solo tendrás que preocuparte de disfrutar con ellos.

Cuidado eléctrico para un hogar seguro

Cada vez tenemos más elementos eléctricos y electrónicos en nuestras casas, y esto puede ser un riesgo si dejamos cables al alcance de los peques.

Lo primero a tener en cuenta son los enchufes que, además, en la mayoría de los casos se encuentran justo a su altura, y con su eterna curiosidad pueden ser muy peligrosos. Te recomendamos unos tapones específicos, que encontrarás fácilmente en tiendas de muebles, ferreterías… Cubrirán los enchufes para hacerlos seguros. En el caso de tener algo enchufado hay que vigilar los cables, tenerlos lo más escondidos posible para ellos y evitar dejar cargando aparatos electrónicos a una altura a la que ellos puedan llegar.

Vigilar la cocina y el baño

Es mejor que los niños no accedan a la cocina con libertad, ya que es un lugar donde guardamos productos químicos y objetos dañinos que pueden llegar a sus manos. Esto también ocurre con el baño, donde normalmente guardamos medicamentos, cuchillas… Además de cerrar cajones, puertas y tapas del váter para que no se pillen los dedos, recomendamos poner cierres de seguridad para niños en los armarios que contengan estos elementos más peligrosos: mangos de las sartenes, cuchillos, mecheros y cerillas… Es una de las medidas más importantes para hacer tu mi casa más segura para tus nietos.

Y por supuesto, ve siempre con ellos cuando quieran acceder a estas estancias, pero que tampoco perciban que entrar es una prohibición. ¡Ya sabes que a los niños siempre les llama aquello que saben que no pueden hacer!

El juego siempre a su altura

Los juguetes siempre a su alcance. Los peques son muy impulsivos y cuando quieren algo no ven más allá. No tienen noción del peligro, por lo que harán por llegar a ese juguete de la estantería sea como sea. Por eso, las cajas es mejor que estén siempre al nivel de suelo, porque si están inaccesibles pueden decidir subir para cogerlos y sufrir una caída. 

Cuidado con los objetos pequeños

Monedas, pilas, tapas de bolígrafos, tornillos… Cualquier cosa pequeña que se te ocurra puede ir a la boca de tus nietos. Seguramente a nosotros no se nos pasa por la cabeza, por eso debemos prestar especial atención a lo que dejamos encima de los muebles a su alcance, porque si son cosas pequeñas pueden ocasionar accidentes. Al hilo de esto, es estupendo que aprendas unas nociones de primeros auxilios, porque pueden serte muy útiles en caso de fiebre alta, atragantamiento… Saber cómo actuar cuando a los niños les pasa algo es necesario para que tú también estés más tranquilo.

Suelos más seguros evitar resbalones

El suelo es un elemento que puede pasar inadvertido, pero para los niños es su lugar favorito: gatean, juegan, se tumban, corren.. Por eso, especialmente si tenemos suelos escurridizos, es mejor asegurarlos con alfombras, que además amortiguan en caso de caída.

También es importante que estén en buen estado y vigiles posibles grietas, roturas o astillas para que no se dañen al corretear por ellos.

Especial atención a las ventanas

Dejar ventanas abiertas es un gran riesgo si ellos llegan a ellas. Si están a suficiente altura para que ellos no accedan, hay que tener cuidado para no dejar objetos por los que puedan trepar y llegar a ellas: butacas, cajas, sillas… ¡No queremos sustos!

Elementos adicionales para un extra de seguridad

Por último, te recomendamos algunos productos de seguridad concretos, que pueden salvar a los niños de un buen coscorrón. 

  • Protectores de esquinas, tanto en mesas como en picos de otros muebles.
  • Barreras de acceso. En caso de querer evitar que entren en ciertos lugares o para proteger las escaleras, este elemento es muy útil y fácil de instalar.
  • Barrera protectora de cocina. Una pequeña barrera para limitar el alcance de los niños a la zona de fuego y evitar quemaduras.

Seguro que todos estos pequeños trucos no solo harán tu casa más segura para tus nietos, sino que te ahorran algún que otro susto. Disfrutar de la compañía de los niños es una alegría inmensa y hacerles felices debería ser la única preocupación cuando vienen a nuestras casas.

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: