Si una mudanza para nosotros es un periodo de estrés y agobio absoluto, una mudanza con niños puede ser un momento muy duro para ellos, lleno de cambios e incertidumbre.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que lo peor para los pequeños en una mudanza es el hecho de no saber: no saber hasta el último momento que os vais de la casa actual, no saber a dónde, no saber por qué… 

Hazles parte del proceso de cambio de casa

Por eso, el primer consejo es que les hagas partícipes del proceso, siempre dentro de lo que sean capaces de entender dentro de su edad. Enséñale fotos de la casa nueva, mirad juntos en Google Maps cómo es la zona, id a dar un paseo por los alrededores, decidid juntos a qué actividades os vais a apuntar por vuestro barrio… Que se vaya familiarizando con todo y lo viva con ilusión.

Si el niño se siente parte de esa nueva decisión de cambiar a un lugar mejor no lo tomará como algo impuesto y lo aceptará mucho mejor.

Contágiale la ilusión por algo nuevo

Aunque para vosotros sea un proceso en el que hay que preparar muchas cosas y os genere algo de agobio y nerviosismo, intentad mantener la calma y vivirlo como algo alegre, buscando siempre el lado divertido de las cosas: hacer cajas juntos viendo los recuerdos que guardabais, amueblar su nuevo cuarto con lo que ellos elijan, decorar con sus accesorios favoritos, elegir el color de las paredes y los cojines del salón…

Actividades que le motiven en el nuevo hogar

Investiga en guías de actividades para niños opciones que se realicen en tu ciudad, cerca de la nueva casa, en vuestra comunidad de vecinos, y disfrutad juntos de pasar tiempo de ocio de calidad en la nueva zona y etapa. De esta forma, valorará el cambio como algo positivo.

Muestra a cada niño lo que más va a gustarle del nuevo entorno

Si tienes más de un hijo, es importante tener presente que cada uno lleva su proceso, atender a cada niño en el momento en el que se encuentra, adaptarnos a lo que necesita para afrontarlo… Y del mismo modo, nos ayudará conocer los gustos de cada uno para poder enseñarles lo que más les vaya a llamar la atención del nuevo entorno: un campo de fútbol cercano, columpios, escuelas de música, de baile… Seguro que a todos no les motiva lo mismo y puedes jugar con los hobbies de cada uno de ellos.

Mantened las rutinas pese al cambio

Quizás la casa nueva tiene zonas comunes, más habitaciones, habéis cambiado de empleo… Intentad en la medida de lo posible mantener las mismas rutinas e ir incorporando novedades poco a poco, para que el choque no sea tan intenso para ellos.

Permítele expresar sentimientos negativos

En una mudanza con niños, habrá momentos geniales y habrá otros no tan ideales. Quizás necesita expresar su descontento, tristeza, miedo o incertidumbre ante algo. En estas circunstancias, deberemos recoger su emoción, acompañarle en el proceso y no hacerle ver que es negativo estar triste, sino que le comprendemos y estamos a su lado.

Acércale historias similares cambio de domicilio

En vídeos, en películas, amigos que ya lo hayan pasado… Para los niños cambiar de la única casa que han conocido es algo que ni siquiera se planteaban que podría ocurrir. Es una buena idea enseñarle películas de mudanzas con niños, cuentos, libros con una historia similar a la vuestra… Se sentirá apoyado y comprendido viendo como otros niños han pasado por lo mismo y les ha aportado cosas positivas.

Ten los objetos localizados en una mudanza con niños

Procura que no se extravíen sus juguetes, cuadernos y colores, su ropa favorita… Saber donde está todo y colocarlo en la nueva vivienda le ayudará a instalarse en el nuevo hogar sin ningún inconveniente. 

Intenta que el cambio no coincida con un momento duro

La retirada del pañal, un cambio en la alimentación, un duelo familiar… Si podemos posponer la mudanza con niños o esperar a terminarla para iniciar esos cambios importantes, será un acontecimiento menos duro para tu hijo.

Mantenle en contacto con sus amigos si cambia de colegio

Facilítale canales para que pueda seguir en contacto con sus antiguos compañeros si además de mudarse tiene que dejar atrás a los amigos de antes. Videollamadas, juegos online en grupo, excursiones juntos, una merienda en la casa nueva… Gracias a esto verá que puede seguir manteniendo sus amistades aunque cambie de entorno.

Enséñale a integrarse

Siguiendo con el cambio de cole o de actividades extraescolares, este es un punto importante que muchas veces no abordamos porque no caemos en ello. Es probable que los niños lleven con los mismos amigos del cole desde siempre y que ahora iniciar otra vez el proceso de hacer amigos, entrar en un nuevo equipo de deporte, ir a un grupo nuevo de extraescolares, les sea complicado. Por eso, muéstrale cómo puede acercarse a un grupo de niños nuevo, unirse al juego, proponer planes nuevos… Establecer vínculos sociales es algo que debe aprenderse, así que es bueno que empieces a integrarlo antes de que se encuentre con el cambio de golpe y no sepa abordarlo.

En definitiva, lo más importante para realizar de forma exitosa una mudanza con niños es, por un lado que vosotros tengáis una actividad positiva y, por otro, que vayáis mostrándole los cambios progresivamente, para que sea capaz de adaptarse poco a poco y valorar lo nuevo que está por llegar con entusiasmo e ilusión.

Puede que estés pensando: nos han encantado los consejos para una mudanza con niños, muy útiles. Pero, ¿y para nosotros? ¿Quién ayuda a los adultos a no morir en el intento durante una mudanza? ¡Nosotros con nuestra super guía para una mudanza bajo control! Consejos de organización, planificación, trucos para que no se te olvide nada, errores que no debes cometer, la mejor manera de empaquetar tus cosas… ¡Descárgala aquí y vívela sin agobios!

 

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: