Llevamos ya más de 5 semanas confinados y si todavía no has ordenado tu casa de manera integral no sabemos a qué estás esperando. Seguro que ya has cumplido muchos de los objetivos que te habías propuesto cuando anunciaron el Estado de Alarma: hacer deporte, leer, cocinar más sano… Y, ¿por qué no alcanzar la felicidad a través del orden en casa? 

Ese es el latemovite de Marie Kondo, que, por si no la conoces, es la creadora de la “Teoría del orden”. Esta japonesa montó una consultoría para ayudar a organizar la casa de sus clientes, basándose en la frase “la organización empieza por la eliminación” y su influencia es tal que la revista Times la incluyó en 2015 en su lista de las 100 personas más influyentes del mundo. ¡Ahí es nada! 

Ahora que ya conoces a esta gurú, el confinamiento es el momento ideal para aplicar el método de Marie Kondo (y otras técnicas novedosas) para organizar tu casa como nunca antes lo habías hecho. ¿Te gustaría saber cómo?  

Las normas de Marie Kondo 

  1. Comprométete con el orden. ¿De qué sirve que hoy tengas todo ordenado si mañana vuelve el caos a tu casa? Haz de esto un hábito y ya verás que en poco tiempo esos cambios también llegarán a otros aspectos de tu vida. 
  2. ¿Cómo te imaginas tu casa? Seguro que estás pensando en un salón diáfano, sin cosas tiradas en el suelo, un vestidor perfectamente ordenado… Pues ¡esa es tu motivación! Visualiza tu orden. 
  3. Aunque te cueste, deshazte de lo prescindible y te sorprenderás de la cantidad de cosas que tienes. 

Y, ahora la pregunta del millón: ¿Cómo aplico estas reglas en cada estancia? Marie Kondo dice que para ordenar no hay que ir habitación por habitación, sino hacerlo por objetos: papeles, libros, comida… Sin embargo, nosotros discrepamos. Si eres primeriza en esto del orden es mejor empezar por una estancia, terminarla y pasar a la siguiente. ¿No crees? A continuación, te damos algunas claves para que Marie Kondo esté orgullosa de ti.  

Salón 

Es hora de decir adiós al caos, aunque nos podemos imaginar que, si tienes hijos, no será tarea fácil: juguetes por el suelo, libros encima de la mesa, pinturas… Así que, paso a paso. Vacía las estanterías, los muebles y los cajones y tira todo lo que ya no utilices y pregúntate ¿esto me hace feliz? Sí, hemos dicho tira (dona o recicla, por supuesto). Ahora separa los objetos que sean iguales, seguramente te hayas deshecho de muchos papeles que no tienen validez, CDs y DVDs, pero ¿qué pasa con los libros? Según el método de Marie Kondo solo debes quedarte con aquellos que te traiga alegría de verdad y, de media, no deberían ser más de 30 libros por casa.  

También es el momento de decir adiós a los cajones o cestos de rescate, aquellos espacios en los que almacenamos todo lo que nos vamos encontrando en nuestro salón. Tómate un tiempo para ver tu sofá y la mesa de centro, ¿tienes demasiados cojines y puede parecer un poco caótico? Pues… ¡uno por plaza, la regla que nunca falla! No te olvides de despejar la mesa del centro y de poner las revistas en su sitio: el revistero. 

¿A qué ahora ya parece otra cosa? 

Cocina 

¿Cuál es el primer paso? Sí, vaciar cajones y armarios. La cocina es también ese lugar en el que utilizamos los estantes más altos de nuestros muebles para guardar y guardar y de repente nos encontramos con vajillas que nunca hemos usado, juegos de sartenes que nos regalaron hace años y que ya no nos sirven porque tenemos una cocina de inducción, moldes de donuts cuando jamás los has hecho… En definitiva, dónalo todo y ordena lo poco con lo que te quedes. Recuerdasi vives con más cosas, cargarás con ellas. 

Las cocinas japonesas son minimalistas así que, si despejas todas las superficies, seguro que te entran las ganas de pasar más tiempo en la tuya. Deja encima de la encimera solo lo necesario, lo demás guárdalo en su sitio y revisa cada día que los estantes estén ordenados. En Ikea o en Amazon podrás comprar unas cajas con las que organizar tu comida y, de paso, eliminar los envases de plástico. ¡No sabes qué gusto abrir un estante y ver todo perfectamente ordenado! 

 

Vestidor 

Y, llegamos a la parte más difícil, ¡el vestidor! Y no solo porque puedas acumular muchas prendas de temporadas pasadas, sino porque quizá no cuentas con un gran espacio para organizarlo todo. No te preocupes, te vamos a ayudar con los siguientes consejos: 

  • Lo que ya no te pones dáselo a tus hermanas, amigas… ¡ellas te lo agradecerán! 
  • Separa la ropa por temporadas, pero no en dos, sino en cuatro: la ropa de antes de verano, la de verano, la de antes de que comience el invierno y la de invierno. ¿A qué no te pones los mismos conjuntos en septiembre que en mayo? Ahí está la clave. 
  • Lo que más te pongas, que esté en un lugar accesible. A pesar de que separes las prendas según el tipo, pon delante aquellos jeans que has dejado de lado este confinamiento pero que siguen siendo tus favoritos, el cárdigan nuevo que te has comprado para completar cualquier look, la camisa blanca que nunca falla… Así cada vez que quieras ponerte cualquiera de estas prendas no tendrás que rebuscar por todo el armario. 
  • Invierte en perchas finas, serán tus aliadas.
  • Aprende el arte de doblar como la auténtica Marie Kondo y coloca cada prenda en vertical.

ordenar cajones ropa

  • Guarda bien los zapatos en bolsitas de tela independientes y que no estén en mitad de la habitación. Así evitarás encontrarte un tacón debajo de la cama o una zapatilla tirada en el baño. 

Aprovecha los días de cuarentena que quedan para limpiar, poner orden en casa y así hacer un hueco a todo lo bueno que está por venir :). 

¡Nos vemos pronto!  

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: