Cuando piensas en comprar una vivienda, ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza? El precio, el tamaño, la ubicación, la reforma… Lógico, en general, tendemos a dejar en un segundo plano algo que, en la práctica, resulta básico: la orientación de la vivienda, es decir, cómo se encuentra la casa ubicada en referencia a los puntos cardinales.

En función de la orientación, variará la luminosidad y la climatización de tu casa. Además, es un factor que está estrechamente ligado con el ahorro energético y que puedes utilizar en beneficio del diseño. Por ejemplo, los espacios ganan visualmente amplitud si hay suficiente luz. Si piensas construir tu vivienda aún estás a tiempo de elegir la orientación que más te convenga, pero si no puedes modificarla sigue leyendo y descubre cuál es la mejor orientación en función de tu ubicación y costumbres.

Norte

Una vivienda que mire al norte recibe radiación directa solo durante las primeras horas del día, por lo que es ideal si tienes la oficina en casa. También es una buena alternativa si vives en una zona calurosa pues te ayuda a mantener los interiores frescos de forma natural, ahorrando energía. Si tienes la oportunidad de diseñar tu casa, es ventajoso ubicar las habitaciones de almacenamiento y de lavado, así como el garaje. Para que tu casa parezca más luminosa apuesta por ventanas grandes y por una decoración sencilla, con muebles en madera natural y tonos neutros.

Sur

Si vives en una zona de climas fríos y con inviernos largos, la orientación sur es una buena opción porque te permitirá aprovechar al máximo la luz del sol, que entra prácticamente en todas las estancias de la casa. Ahorrarás en consumo eléctrico y espacios como el salón parecerán aún más grandes. En término de diseño, se crearán atmósferas acogedoras y cálidas y podrás añadir un toque de color en muebles, cojines y mantas.

Este

En general, el este es la mejor orientación para una casa. El sol entra a primera hora del día y a mediodía empieza a bajar la intensidad, con lo que las tardes son más frescas. En zonas con inviernos fríos, la casa estará más fría por la noche. Sin embargo, es la opción más recomendada para ahorrar energía. Esta orientación es ideal para la cocina y la habitación de invitados o de los niños.

Oeste

No tiene muy buena fama, sin embargo, tiene muchos beneficios dependiendo de la climatología del lugar en el que vivas. En este caso, el sol penetra desde el mediodía hasta el anochecer, lo que servirá para calentar la vivienda antes de la noche. Normalmente, se suelen ubicar aquí las habitaciones y el baño. En zonas con climas calurosos, es recomendable el uso de toldos verticales, sobre todo en verano.

Si al leer este post te ha entrada la curiosidad y no sabes cuál es la orientación de tu casa, desde la oficina virtual del catastro podrás acceder a los planos de tu vivienda o también puedes consultar Google Maps fijándote en los puntos cardinales.

Como has podido comprobar, no existe una orientación ideal por eso es importante que valores todas las posibilidades y, si tienes la oportunidad de elegir, escojas la opción que mejor se adapte a tus costumbres. ¡Esperamos haberte ayudado!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: