¿Cuántos botes de plástico ves al entrar en tu cuarto de baño? Seguramente tendrás decenas de envases, sin contar los que tienes en armarios y cajones. Pero, ¿es posible que todo eso desaparezca? Te damos algunos trucos para que tu baño sea zero waste.

Zero Waste: un baño libre de plásticos

Es una de las estancias de la casa donde más abunda este material. Geles, champús y un montón de productos envasados en este material. Potingues que compramos y, además, caen en el olvido sustituidos por otros que vamos viendo más atractivos. Finalmente, estos envases antiguos los acabamos tirando a la basura con solo un par de usos. 

Que no cunda el pánico, el baño es el lugar donde más fácil podemos evitar este material.  Existen muchas alternativas desnudas por las que podrás sustituir los productos de esta lista, en envase de cristal o productos que podemos hacer de forma casera. De esta manera, podremos utilizar para guardarlos recipientes reciclados y que podremos reutilizar una y otra vez.

Gel y champú sin siliconas

La pastilla de jabón de toda la vida. Los jabones en pastilla son muy fáciles de encontrar y afortunadamente cada vez más marcas y cadenas de belleza incluyen no solo geles corporales, sino también champús y acondicionadores. La mayor variedad la encontrarás en tiendas ecológicas, naturales y vía online, que además respetarán al máximo las necesidades de tu piel. 

Con estos productos no sólo evitamos un envase, sino que ahorraremos dinero, ya que de una sola pastilla obtendremos muchos más lavados que con un bote de jabón líquido. ¡Una sola pastilla equivaldría a más de 6 botellas

Si los sólidos no te acaban de convencer, existen tiendas en las que puedes llevar tus propios envases y comprar todo tipo de jabones a granel, como 4eco.

Para que te sea mucho más fácil, te compartimos un listado de tiendas donde encontrarás todos los productos que mencionamos en este artículo y muchos más para empezar a reducir los residuos de tu hogar.

Esponja libre de plásticos

Habitualmente las esponjas típicas que todos tenemos en mente están fabricadas con polímeros plásticos, generalmente el poliuretano, un material que actualmente supone un  importante problema medioambiental. Afortunadamente, podemos encontrar esponjas y cepillos de baño de materiales naturales como la madera, la luffa o fibras vegetales.

Cremas hidratantes y exfoliantes naturales

Sencillamente, pasa de ellas. La mayoría de cremas actúan gracias a las propiedades de ingredientes que podemos encontrar puros, y el resto de componentes son simplemente agua o químicos para rellenar y darle esa textura cremosa. 

Para hidratar, los aceites son los mejores productos naturales para tu piel de cara y cuerpo y la mayoría puedes encontrarlos envasados en un recipiente de cristal, por lo que seguimos con la línea zero waste.

Hay quien piensa que, por tener la piel demasiado grasa, no puede permitirse añadirle más aceites, pero nada más lejos de la realidad. La clave está en elegir el necesario para nuestro tipo de piel, porque incluso los hay seborreguladores. Te compartimos una pequeña guía para que puedas elegir según sientes tu piel:

  • Piel normal: aceite de coco, almendra, jojoba y argán
  • Piel seca: oliva, almendra, aguacate, jojoba y argán
  • Piel grasa: almendra, avellana y nuez de albaricoque
  • Piel con tendencia acnéica: jojoba, rosa mosqueta y caléndula
  • Piel madura: almendra, avellana, rosa mosqueta y onagra

¿Sabías que muchos de los exfoliantes comerciales están fabricados con micropartículas de plástico que acaban en el mar, que ingieren los peces y que luego tú comes en el pescado? ¡Es de locos!

En la ducha, puedes utilizar un guante o toalla vegetal para exfoliar tu piel, un utensilio que podrás reutilizar una y otra vez y que luego no generará residuo. Y otra opción es que hagas tu propio exfoliante natural casero, con ingredientes como la sal gruesa o el café. Después de este proceso puedes aplicar el aceite corporal para que penetre más. Así matarás dos pájaros de un tiro: evitar el envase y los micropásticos del exfoliante e hidratarte con un producto 100% natural.

Desodorante casero

De nuevo el desodorante en pastilla, zero waste, o con envoltorio de cartón es otro producto que podemos encontrar en muchas de las tiendas que te mencionamos en el listado que puedes descargarte. Pero si queremos algo más económico, hay muchas recetas a las que podemos recurrir para hacer nuestro propio desodorante y meterlo en un tarro de cristal. Encontrarás muchos vídeos con diferentes recetas en YouTube.

Para la que te proponemos desde AQ Acentor, los ingredientes principales son:

  • Bicarbonato de sodio: es el ingrediente esencial de todas porque elimina las toxinas (1/4 de taza)
  • Aceite de coco: elimina el mal olor, es antibacteriano e hidrata la piel (6 cucharadas)
  • Fécula de maíz: esto es opcional, pero hay quien la añade a los dos ingredientes anteriores porque combate el mal olor y la humedad (1/4 de taza)
  • Aceite de limón o de árbol de té: si te gustan con aroma puedes añadir unas gotitas de ellos, porque ambos son antibacterianos y muy refrescantes.

Ve probando los ingredientes en tu piel y ajustando y probando diferentes combinaciones y recetas según te funcionen.

Pasta de dientes sin químicos

Hacerla casera es también la mejor opción. De nuevo hay diferentes recetas, pero una que inspiró a muchos nuevos “detractores del plástico” fue la que fue la de la famosa Lauren Singer, conocida por su web Trash is for Tossers.

La mezcla consiste en:

  • 3 cucharadas de aceite de coco
  • 1 cucharada y media de de bicarbonato de sodio
  • 25-30 gotas de aceite esencial de hierbabuena, menta o eucalipto

Hay quien no confía en este tipo de recetas y prefiere comprar una pasta ya lista. Para ello, existen alternativas en cristal, que encontrarás en todas las tiendas del listado descargable.

TIP: Como alternativa a los famosos cepillos de dientes de plástico, no dudes en hacerte con uno de bambú.

Compresas y tampones ecológicos

Según multitud de estudios, si juntáramos todos los productos de higiene íntima que una mujer utiliza en sus años de menstruación, sumarían 136 kilos. ¡136 kilos! Esto a escala global supondría el 0.5% de la basura que llega a los vertederos desde nuestras casas. Impresionante, ¿verdad?

La alternativa más cómoda y a la que cada vez se suman más personas es la copa menstrual, un artilugio de silicona médica y reutilizable durante años.

Para quienes no se atreven todavía o quieren una protección extra, pueden recurrir a las compresas de tela y algodón orgánico, que son lavables y reutilizar.

Cuchillas de metal

Tan sencillo como recurrir a lo que utilizaban nuestros abuelos, zero waste total. Una maquinilla de metal, que dura años y a la que sólo tienes que cambiar las hojas para poder volver a utilizarla con el máximo rendimiento. Si no te gusta esta forma de afeitado, siempre puedes utilizar la clásica maquinilla eléctrica.

Toallitas y discos desmaquillantes reutilizables

Las toallitas: el gran monstruo de la basura marina. Suponen un serio problema para la salud del planeta, ya que no se descomponen y son prácticamente imposibles de reciclar. Imagina cuántas toneladas hay en el mundo y por cuántos años permanecen ahí, si cada noche utilizáramos dos de ellas para quitarnos el maquillaje.

Los discos de algodón, también forman parte de estos residuos desechables que podemos y debemos sustituir, ya que duran en nuestras manos menos de un minuto. La alternativa es tan sencilla como utilizar una toalla lavable de microfibra o discos de tela reutilizables. Al retirar todo el maquillaje, basta con dar un par de pasadas con la pastilla de jabón, un poquito de agua caliente, y ¡quedan como si nada!

Bastoncillos de los oídos biodegradables

Los palos de los bastoncillos es, junto con las colillas, el tipo de residuo que más se encuentra en las limpiezas de playa. Se utilizan por 15 segundos y tardan en degradarse 300 años. Además, muchas veces se desechan por el inodoro, yendo a parar al mar y causando problemas al entorno y a muchos animales. La solución es tan simple como comprar bastoncillos de bambú biodegradables.

Maquillaje orgánico

¿Cuántos botes tenemos de maquillaje que ni siquiera usamos? Cambiar esto es muy sencillo: compra solo lo necesario e intenta priorizar siempre los productos que vayan envasados en cristal o materiales naturales. Esto último sabemos que es más complicado y que requiere algo de dedicación, pero por suerte hay marcas como Zao Make Up que disponen de todo tipo de productos de maquillaje con un packaging de cristal y bambú. Esta marca y forma de consumo es maravillosa, porque sus productos son recargables. ¿Qué quiere decir esto? Que cuando necesites reponer, por ejemplo, un colorete, solo tendrás que comprar el producto en sí e introducirlo en la cajita que ya tienes. Al no tener que comprar el producto completo, ¡ahorrarás dinero!

Con estas alternativas zero waste, no queremos decir que tengas que tirar de repente todo lo que tengas por tu baño. Sino que cuando necesites (¡y solo si de verdad lo necesitas!) reponer algún producto, tengas en cuenta que existen estas opciones y te decantes por ellas en lugar de volver a comprar un envase de plástico. ¡Visita las tiendas y empieza a dar tus pequeños pasos en la reducción de residuos!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: