Emprender. La palabra de moda desde hace algunos años. Empezar un negocio desde cero, crear una marca o hacer un producto innovador ha sido algo que ha existido siempre, pero parece que en los últimos años se ha convertido en un reto que solo unos pocos valientes quieren asumir. Seguro que no te vienen mal una serie de consejos para emprender, no solo de la mano de expertos en negocios y marketing, sino de personas que han caído en errores que tú sabiéndolos puedes evitar.

Valida tu idea

¿Qué significa esto? Que no lances nada antes de comprobar si hay usuarios que pagarían por el producto que tú tienes en mente. Quizás a ti te encanta la idea (para eso es tuya), pero es posible que no le interesa a nadie y hayas invertido dinero para no vender nada.

Para validar una idea de negocio hay muchas opciones: entrevistas y encuestas a potenciales clientes, análisis de la competencia… Pero hay dos cosas que debes hacer sí o sí:

  • Piensa todo lo que puede salir mal con antelación. Así, te darás cuenta de si tu idea es o no viable. Quizás necesitas recursos que no puedes pagar, tienes que dominar un idioma que no es el tuyo, te falta equipo o herramientas para abarcar todo lo que quieres desde un principio…
  • Haz un Mínimo Producto Viable, es decir, una versión parcial de lo que será el producto final, con la que descubras rápidamente qué pide el cliente: qué le falta, que puedes mejorar, qué es inútil… Por ejemplo, antes de emplear muchísimas horas en lanzar un curso online de tres meses, lanza una pequeña formación de dos sesiones. Con esto comprobarás si el producto más grande interesaría antes de emplear tiempo y recursos en producirlo. ¿Sabes que hay empresas que, incluso, han vendido productos online sin ni siquiera tenerlos físicamente? Antes de gastar dinero en producción, les bastó una preventa para comprobar si había gente interesada en el producto. 

Utiliza pocas herramientas pero bien escogidas

Cuando empezamos un negocio, y más si tenemos parte digital y un gran equipo de personas, empezamos a implementar un montón de herramientas que (aparentemente) mejoran nuestra organización, gestión del las tareas e incluso creemos que nos ayudan a ahorrar y optimizar el dinero. Pero lo cierto es que, cuando tenemos muchas plataformas diferentes, puede producirse el efecto contrario: información sesgada, baja productividad porque perdemos el tiempo leyendo, descifrando y preguntando.

Por eso, uno de los consejos para emprender que más te va a servir es que pruebes durante X tiempo algunas de las herramientas que mejores críticas tengan por parte de empresas similares a la tuya y que, de esas, elijas las pocas que de verdad te faciliten la gestión de proyectos y optimización de tiempos.

Aprende a delegar

Una de las cosas más difíciles. Cuando el negocio es nuestro, nos ha costado fidelizar a los clientes y hemos iniciado nosotros los procesos, nos cuesta dejar tareas en manos de otras personas. Pero es importante tener la capacidad de confiar en los demás, sabiendo que son profesionales excelentes que nosotros mismos habremos elegido. Esto también es importante para tener el valor de pedir ayuda cuando pensamos que otra persona podría hacer eso mejor que nosotros. Siempre piensa en lo mejor para el negocio, los egos mantenlos fuera desde el principio.

No temas decir “no”

Cuando empezamos, nos creemos que necesitamos coger todo lo que venga porque quizás  llegue un día en el que no tengamos clientes. Pero de verdad, ten confianza en que esto no es así. Los clientes llegarán y tú debes tener la capacidad de saber hasta donde llegas y disfrutar del privilegio de poder decidir qué proyectos coges y cuáles no, por falta de tiempo, ¡o porque no te apetecen nada!

Nada es tan urgente, necesitas parar

Otro de los clásicos cuando empezamos con un negocio nuevo. Seguramente escucharás que las personas que emprenden se matan a trabajar, que es necesario echarle muchas horas para sacar el negocio adelante… Y en parte es cierto, teniendo en cuenta que todos empezamos con muy poca ayuda. Pero créenos, uno de los consejos para emprender más valiosos es que nada es tan urgente que no puedas dedicarte un tiempo a ti, a tu casa, a tu familia y a descansar. Para emprender con éxito también necesitas esos momentos de parar, reflexionar, replantear, valorar y seguir avanzando.

Aprende de números

Los vas a necesitar, ¡y mucho! No solo para hacer facturas y declaraciones de la renta, sino para saber presupuestar como Dios manda. Normalmente cuando empezamos, tendemos a valorar nuestro trabajo menos de lo que realmente cuesta. Por eso, aunque cuentes con un gestor profesional que te lleve los trámites importantes, es necesario que sepas poner precio a tu trabajo y poder comprobar que los papeles importantes no tengan errores.

Márcate objetivos reales y divídelos en corto, medio y largo plazo

Este es uno de los errores más comunes: empezar con objetivos demasiado ambiciosos o demasiado a largo plazo. Tener sueños y grandes metas es estupendo, pero para no frustrarnos debemos dividirlas en fases y pequeños objetivos que realmente podamos cumplir. De esos pequeños, irás cumpliendo, tachando, motivándote y subiendo a mayores metas.

Seguramente leerás muchos consejos para emprender y te sentirás un poco abrumado, verás muchos obstáculos, escucharás muchas veces que no puedes o es demasiado arriesgado… Pero lo importante es que tú creas en la idea, que siempre seas realista con las posibilidades y recursos y, sobre todo, que lo hagas con pasión. ¡Mucha suerte en tu proyecto desde AQ Acentor! ¡Confía en ello!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: