La planta de las patitas de los perros es más resistente que las nuestras. Sin embargo, el calor que emana del pavimento cuando les sacamos a pasear podría llegar a hacerles mucho daño. Para evitar el calor a tu perro es fundamental saber cuándo debemos sacarlo  a los en verano. Te damos 12 trucos imprescindibles.


La regla de los 5 segundos

La Guardia Civil difunde cada año en su cuenta de Twitter una advertencia acerca de cuándo nuestros perros no deben salir en los días de más calor. ‘La regla de los cinco segundos’, se llama, consiste en poner el reverso de nuestra mano sobre el suelo que nuestra mascota vaya a pisar, de forma que notemos su temperatura. Si nosotros mismos no somos capaces de soportar ese calor durante cinco segundos sin apartar la mano, significa que ese suelo quema demasiado para nuestro perro. Si no nos aseguramos de esto, sus almohadillas plantares podrían sufrir unas llagas muy dolorosas y difíciles de cicatrizar.

Los perros lo pasan especialmente mal en estas olas de calor, ya que carecen de glándulas sudoríparas para eliminarlo a través del sudor y solo lo pueden hacer a través de la respiración y del jadeo. No obstante, con éste y otros consejos que veremos a continuación, les ayudaremos mucho los días de altas temperaturas.

Cuando pensamos en los gatos nos los imaginamos buscando ponerse en los lugares más frescos de la casa impasibles al calor pero, pese a que no salgan a pasear, estos consejos también se pueden aplicar a ellos cuando vienen olas de calor como estas últimas que hemos sufrido en España.

12 trucos para evitar el calor a tu perro

  • No lo dejes dentro del coche o en lugares cerrados sin ventilación. El consejo mundialmente conocido pero un hecho que sigue matando a mascotas cada verano. Si viajas con tu mascota, ten el vehículo ventilado, para y baja cada poco para que tome el aire.

  • Salid a pasear en las franjas horarias de menos calor, como pueden ser las primeras horas de la mañana y al caer la noche.

  • Baja la intensidad y el tiempo de los paseos y busca zonas adecuadas como parques con abundantes sombras y fuentes cercanas para poderles hidratar. Un truco es llevar estas botellas con bebedero incorporado por si no encuentras fuentes cerca de tu zona.

Bebedero portátil de Sumascota.es

  • Facilítale agua fresca las 24 horas del día para que pueda beber con frecuencia. También puedes utilizarla para refrescarlo el cuerpo y la cabeza. Puedes ponerles un bebedero con cubitos de hielo y otro sin ellos, para que elija el que más le apetece.

  • Cepíllale a menudo para librarle del calor de los pelos que se han caído.

  • Corte de pelo ligero, pero tampoco demasiado, 2-3 centímetros. No conviene raparles porque la capa de aire del pelaje les mantiene protegidos no solo del calor sino que, al no tener la piel expuesta a la luz del sol, se mantienen a salvo de los rayos ultravioletas y quemaduras solares.

  • Mantén el ambiente fresco donde suelen estar. Un ventilador o el aire acondicionado te vendrá genial para refrescaros.

  • Adapta su camita. Por ejemplo, con las camas elevadas del suelo, las especiales para que transpiren o las esterillas refrigerantes como estas.

  • Ponles la comida en las horas de menos calor. A todos cuando comemos nos sube la temperatura por la digestión. A ellos también, así que dales de comer en las horas de menos temperatura, y a la sombra si come fuera. 

  • Constrúyeles un espacio fresco en casa para que descansen. Para los gatos puedes utilizar una caja de cartón, que además les suele encantar (siempre eligen las cajas de los juguetes antes que los juguetes, ¿a que sí?). Y simplemente colócala en un lugar refrigerado de la casa. Como juguete, puedes darles un calcetín con un bloque de hielo protegido por una toalla. 

  • Aplícales crema protectora si son aficionados a tumbarse al sol. ¿Sabías que existen especiales para tus mascotas? ¡Mira!

Los animales de pelo claro, mucosas sonrosadas en la piel y zonas donde ésta sea especialmente finita ¡son propensos a sufrir quemaduras solares como nosotros! Las razas más propensas a sufrir lesiones de piel como los dálmatas, pitbulls, Staffordshire bull terriers, boxers y whippetsy los canes albinos.

Ponles protector solar en la nariz, alrededor de la boca, la punta de las orejas, la tripita y la ingle.

  • Prémiale con helados. Para los perros, puedes congelar en moldes yogur natural sin azúcar y la fruta fresca más adecuada para él (manzana, sandía, fresas…) Además de hidratante, es nutritivo y lleno de vitaminas. Para ellos también puedes meter en estos moldes un poco de agua y su pienso, para que jueguen con ese bloque de hielo hasta comérselo.

Para los gatos, puedes meter en las paletas para polos su lata de comida favorita y un poquito de caldo de pollo sin sal, preferiblemente casero. Sácalos del congelador, refréscalos con agua para que a tu animal no se le pegue la lengua y ¡listo para disfrutar! ¡Les encantan!

Golpe de calor

Como has visto, un calor extremo puede ser fatal para nuestras mascotas. Ataques cardíacos, deshidratación, quemaduras e incluso la muerte son algunas de las peores consecuencias.

Lo fundamental es prevenir que esto ocurra y puedes lograrlo con esta lista de consejos, pero también es necesario que sepas cómo actuar ante el golpe de calor de tu perro. Desde el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia nos cuentan cuáles son algunos de sus síntomas:

  • Agitación constante y progresiva
  • Jadeo en aumento, respiración entrecortada y ronca
  • Vómitos
  • Temblores
  • Temperatura rectal elevada
  • Mucosas enrojecidas
  • El animal se niega a moverse 
  • Pierde el equilibrio y/o se tambalea, no camina recto
  • Pierde la consciencia

En caso de que adviertas alguno de estos síntomas, “refléscalo y humedécelo como puedas, siempre de forma progresiva y nunca bruscamente”, explican desde el Hospital. “Se debe bajar la temperatura corporal del animal con un baño a 20ºC e incluso con la aplicación de hielo en ingles y axilas”, añaden. “Aconsejamos llevarlos a un lugar fresco, donde haya sombra y podamos mantener su boca húmeda (sin obligarlo a que beba o podría ahogarse)”, afirman. Dos aspectos que debes tener en cuenta para no hacer nunca en una situación así son:

  • Taparle con una toalla mojada. A nosotros nos puede parecer una idea estupenda porque nos recuerda a los paños húmedos y frescos que nos ponemos cuando tenemos fiebre para que nos baje la temperatura. Sin embargo, esta práctica en los perros hará que no puedan expulsar el calor y agravaría la situación.

  • Darle agua helada. Puede producirle un shock que sea mucho peor para él.

Y lo más importante: acude inmediatamente al veterinario, ya que un golpe de calor es una urgencia veterinaria que requiere de intervención inmediata de profesionales.

Debemos tener especial cuidado con los animales muy mayores, los cachorros y aquellos con problemas del corazón y sobrepeso.

En el caso de los perros, estas son algunas de las razas más propensas con las que hay que tener especial cuidado:

  • Por la densidad de su pelaje: Husky Siberiano, Bobtail, Samoyedo, Chow Chow…
  • Por sus dificultades respiratorias: Bulldog, el Boxer o el Shih Tzu…

Estos son algunos de los consejos para que tu perro no pase calor en verano, pero el más importante que debes tener en cuenta es estar muy pendiente de él, porque sufre el calor igual que nosotros y también necesita cuidados extra para protegerse de las altas temperaturas.

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: