Es muy importante elegir bien la casa de tus sueños porque comprar una vivienda es, sin duda, una de las decisiones más importantes de tu vida. O una de ellas. Antes de nada, debes tener claras tus necesidades porque como te intuirás, encontrar la inversión perfecta requerirá tiempo, pero ¡no te desesperes!

Hemos preparado una serie de consejos para comprar una casa que te ayudarán a dar con la vivienda ideal y a conocer todos los aspectos que deberás tener en cuenta antes de formalizar la operación.

1. Define el precio que te quieres gastar y determina la forma de pago

Al comprar una casa el factor más importante es su precio y, como esto no depende del todo de ti, tendrás que establecer el precio máximo que quieras pagar. Tanto si se trata de una primera vivienda o de una inversión, debes acudir al banco para garantizar la viabilidad de una hipoteca. Lógicamente deberás elegir la oferta que más te interese, teniendo especial cuidado con la letra pequeña. Si, por el contrario, tienes capacidad financiera para comprar en efectivo, mejor, te evitarás abonar los intereses.

2. ¿Qué tipo de vivienda quieres y cuál es la localización ideal?

En el mercado encontrarás viviendas en construcción, viviendas nuevas ya terminadas, viviendas de segunda mano… Cada tipo de casa tiene sus ventajas y desventajas y para acertar, debes conocerlas todas. En el caso de optar por una vivienda en construcción o nueva es importante elegir bien la promotora, comprobar la experiencia de la empresa y conocer otros proyectos que hayan realizado previamente. Otro aspecto vital es la localización, ya que la zona suele determinar otras decisiones. Conoce las infraestructuras que rodean la propiedad y la cercanía a colegios, comercios, hospitales, restaurantes y lugares de ocio.

3. Realiza varias visitas y ten en cuenta la orientación y el aislamiento

Después de consultar muchos portales inmobiliarios, por fin, te has decidido a visitar las casas que has seleccionado. Debes revisar todos los detalles y prestar especial atención a la orientación y aislamiento de la vivienda. Por ejemplo, una vivienda mal orientada o poco aislada supone mayores gastos en iluminación, calefacción y refrigeración que una bien orientada e iluminada. Si después de un par de visitas la casa no te convence, pide volver en diferentes horarios (por la noche, por la mañana y por la tarde).

4. Pregunta por las normas de la Comunidad de Vecinos

En España, más del 65% de las personas viven en edificios que albergan más de una vivienda así que, si la casa que tienes en mente no es completamente independiente, compartir espacio con varios vecinos te aportará múltiples ventajas. Conoce las normas de tu comunidad para saber si, por ejemplo, admiten mascotas y pregunta a los vecinos si han tenido problemas con la fontanería, grietas en la pared o si existen obras pendientes a realizar en el edificio. Toda esta información te ayudará a tomar una decisión correcta.

5. Pide la célula de habitabilidad y el Certificado de Eficiencia Energética

Si ya te has decidido, debes saber que son muchas las situaciones en las que se demanda la célula de habitabilidad de la casa, pero ¿qué es y cómo se tramita? Es un documento que acredita que una vivienda cumple los requisitos mínimos para que sea apta para la residencia. La regulación y la tramitación de este papel corresponde a las Comunidades Autónomas y, en general, su vigencia es de 15 años. Deberás poseer la célula de habitabilidad para dar de alta los suministros de tu vivienda. Por otra parte, solicita al propietario o a la promotora el Certificado de Eficiencia Energética, según una nueva normativa es un documento obligatorio.

6. Revisa el seguro de daños

Si la vivienda es nueva o está en construcción, el promotor tendrá que disponer de un seguro de daños por los posibles defectos estructurales del edificio. Solicita la póliza del contrato completada y el certificado expedido por la entidad aseguradora.

7. Comprueba el estado de los suministros

¿Están dados de alta y al corriente de pago todos os servicios de la vivienda? Pide esta información para no llevarte ninguna sorpresa y recuerda cambiar el nombre del titular de cada suministro.

8. Calcula también los gastos extraordinarios de la compra

Si por fin te has decidido por una casa y has comprobado que todos los papeles están en regla, calcula los gastos extraordinarios de la compra como la notaría, el registro de la Propiedad y los impuestos vinculados a la operación.

9. Da una señal, firma un contrato de arras

En ocasiones, nos podemos encontrar con compradores que confían y que no ven necesario firmar una señal, pero es mejor que lo hagas. Un contrato de arras es un acuerdo formal y privado que firman el vendedor de una propiedad y el comprador y mediante el cual se adelanta una cantidad de dinero en concepto de señal. Habitualmente esta cantidad oscila entre el 5 y el 15% del valor de la propiedad y se descuenta del precio final. Como es un asunto delicado en el que hay que prestar mucha atención, lo mejor que puedes hacer es contar con la ayuda de un profesional.

10. Firma las escrituras

Aunque solo es obligatorio si contratas un préstamo hipotecario, la inmensa mayoría de los ciudadanos eligen acudir al notario para firmar las escrituras y así dar fe de que se trata de una operación fehaciente. Entre otras cosas, la escritura pública aporta seguridad porque el notario comprueba la identidad y capacidad del vendedor y del comprador; expone el estado de cargas que pesan sobre la vivienda; confirma el pago de las cuotas de la comunidad; solicita el justificante de pago del Impuesto sobre Bienes e Inmuebles (IBI) y notifica a las partes sus obligaciones legales.

Ahora ya conoces muchos de los aspectos que deberás valorar antes de comprar una casa. Para que no te abrumes, te aconsejamos contratar a un equipo de profesionales que te ayuden en todas las gestiones y sea como sea, ¡esperemos que encuentres lo que buscas!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: