Cuando pensamos en una decoración de Navidad exterior siempre nos vienen a la cabeza los adornos típicos, colores rojos, dorados, azules o plateados. O multicolor en su defecto por las lucecitas. Este año, os proponemos apostar por una decoración de Navidad exterior inspirada en la naturaleza, con motivos campestres que aporten ese toque cálido, invernal y hogareño que tanto nos encanta. Predominarán los frutos, plantas y colores de gamas marrones, naranjas, beiges y verdes. ¡Vamos allá con la lista de elementos que puedes utilizar!

Centros hechos a mano

Los centros y cajas hechos a mano siempre son un puntazo. Y la ventaja de estos elementos decorativos es que puedes colocarlo y retirarlo del exterior fácilmente si empieza a llover.

Puedes elegir los adornos que más te gusten y los accesorios que más combinen con el estilo de tu terraza, balcón o jardín, tanto en forma como en color.

Es una estupenda idea elegir alguna fruta que dé color y combine en tonalidades, elementos campestres como piñas, ramitas… Y frutos grandes, como nueces, castañas… Queda súper acogedor, navideño y hogareño.

También puedes elaborar bandejitas que vistan las mesillas o muebles auxiliares, colocando detalles navideños e incluso aprovechar e incluir algún snack para cuando vayáis a estar un rato fuera (fumadores, pensamos en vosotros, ¡pero dejad de fumar!).

Puntos de luz para un ambiente cálido y navideño

Es un recurso que no falla por muchos motivos. La luz es el elemento de decoración navideña por excelencia, así que los puntos de iluminación en el exterior de tu casa la invadirán del espíritu navideño.

Además, los accesorios son muy fáciles de encontrar en cualquier tienda de decoración o bazar y son muy característicos de estas fechas. Faroles, velas, recipientes de vidrio con tiras de luz dentro, bandejas con velitas combinadas con piñas y hojas…

Un truco para conseguir esto es utilizar velas de llama artificial, preferiblemente de batería para no utilizar pilas. La ventaja de estas velas es que no tienes que estar pendiente de que no ocurran incidentes con el fuego y puedes dejarla encendida a modo de decoración aunque no estés en la terraza, jardín o balcón. Con ellas podrás hacer los centros que hemos visto antes tan arriesgados como quieras, ya que no tendrás que preocuparte de que no haya hojas cerca que puedan prender. Son un inventazo y, de verdad, ¡dan el pego total!

Chimenea de sobremesa: calidez invernal

Las biochimeneas son un inventazo, y un elemento genial para la decoración de Navidad exterior. Aporta calidez a la decoración a la vez que nos protege del frío, para que podamos disfrutar de un chocolate caliente en el exterior. La chimenea es un clásico navideño que nos conecta instantáneamente con la época más mágica del año. Podrás disfrutar de fuego real sin obras ni instalaciones y por un precio muy asequible. Colócala encima de la mesa, de un mueble auxiliar o incluso en el suelo. Calienta en un momento y además queda preciosa, ¡es un accesorio estupendo!

Guirnaldas navideñas llenas de naturaleza

Este es un clásico que nunca falla. Decora unas grandes guirnaldas verdes con los adornos que más te gusten. Intenta que parezcan lo más naturales posibles, aunque evidentemente esto sube el precio. En tiendas de jardinería suele haberlas preciosas.

Para elegir los adornos, teniendo en cuenta que lucirán en el exterior, queda ideal que sean motivos del campo, como frutos, ramitas, hojas de otra textura y color, frutas secas, nieve… También puede utilizar el típico rollo de cuerda de esparto para hacer detalles como lazos, corazones, bolas anudadas, estrellas… Y colgarlo también en tu guirnada. Utiliza un hilito de color oscuro o hilo de pescar, que es más fuerte y resistente, para colgar todos los elementos. ¡Y voilà!

Aunque si eres más clásico puedes optar por la decoración que nunca pasa de moda de muérdago y acebo… Esta última planta puedes conseguirla en invernaderos o elegir la opción de planta artificial, ya que es una especie protegida y nunca puede cogerse del bosque.

Corona: el imprescindible para una entrada navideña

La corona da la bienvenida en millones de casas en todo el mundo en Navidad. Las hay de muchos tamaños, modelos y formas, pero hay un estilo característico que predomina: la típica corona verde llena de adornos, sí, esas que están hechas del mismo material que los árboles de Navidad artificiales.

Por eso este año te proponemos que rompas con “lo típico” y elijas una corona original y diferente, que incluso podrás hacer tú mismo y pasar un rato estupendo en familia. 

Si te animas a hacerla, simplemente necesitarás de alambre para colocarlo como base y el material con el que quieras cubrirlo para fabricar tu corona.

Puede elaborarla con mimbre, como ves en las imágenes, una de las opciones que te proponemos para hacer una corona diferente, que puedes comprarlo online. Lo hay de muchas formas y colores.

Para decorarla échale imaginación: hojas, bolas, lazos, cintas… Siempre teniendo en cuenta el estilo del resto de la decoración que elijas para la estancia, para que quede todo en armonía. También puedes añadir tiras de luces, para encenderla de noche y que tu entrada quede repleta de brillo. 

Si te animas a comprar nueva corona, este es un estilo que seguro que llama la atención de todas las visitas. Una corona minimalista con formas geométricas, que podrás dejar así o decorarla con los motivos que más te gusten. 

Si ya tienes una corona de las típicas verdes o con adornos incorporados y no quieres gastar en comprar otra, puedes customizar de forma original.

Déjala completamente verde, sin nada, para poder añadir los adornos que quieras. Una de las opciones es elegir elementos de color neutro y combinarlos con otros colores que armonicen con el resto de decoración que tienes en tu terraza, balcón o jardín.

Algo muy original es lo que hemos visto más arriba pero con este estilo de coronas: utilizar cinta de colores para enrollarla sobre la corona.

Y la opción más rompedora y original para hacer: una corona repleta de flores y color. Las flores de colores son un elemento decorativo que no suele ser típico en decoración navideña. Pero es una idea que queda preciosa, y combina a la perfección con un decoración romántica y divertida

Bolas handmade: rellénalas de lo que quieras

Seguro que alguna vez te ha pasado que al ir a colgar una bola del árbol te has quedado con el enganche en la mano. Pero, ¿te habías dado cuenta de que esa pieza te permite llegar al interior de la bola de Navidad?

De esto surge esta idea de decoración de Navidad exterior: coloca bolas transparentes llenas de motivos campestres. Esta opción es estupenda para hacer con los más peques de la casa, porque disfrutarán muchísimo rellenando las bolas de lo que elijan. 

Si quieres un estilo cálido y natural, puedes usar tierra fina, hojas, trocitos de fruta seca…Incluso hay quien utiliza elementos de cocina: como azúcar moreno o panela para el tono marrón, sal, harina, hierbas y especias secas… Pruébalo y verás lo bonito que queda. 

Puedes colocar capas de diferentes ingredientes para hacer una bola con varios tonos.

Y si tienes la decoración neutra y te animas a añadir colores, las opciones son infinitas y los niños lo pasarán en grande eligiendo qué meten en las bolas. Bolitas de colores, sal pintada con tizas, purpurina, trocitos de papel de colores, estrellitas.. ¡Todo lo que se te ocurra!

Si quieres rellenarla con elementos más grandes que no caben por las boquillas pequeñas, puedes comprar directamente bolas rellenables, que se abren por la mitad para que puedas meter cualquier cosa. Así, puedes introducir bolas más pequeñas de mimbre, frutos secos, figuras de madera… Todo lo que se te ocurra. A los peques les encanta introducir sus muñequitos, dibujos, e incluso chuches y chocolatinas.

Cesto con regalos: fácil y muy navideño

Sin duda uno de los tips fundamentales para la decoración de Navidad exterior es no dejar muchos adornos esparcidos, sino agruparlos en bandejas, cajas, cestos, etc, para poder recogerlo rápido si empieza a llover.

Por eso, colocar un cesto con adornos navideños es una opción estupenda que puedes meter y sacar muy fácilmente.

Puedes meter ramas verdes, leña, cajas forradas simulando regalos, piñas, peluches o figuritas de Navidad, calcetines de Papá Noel, bolas… Siempre acorde a los colores del resto de tu decoración.

Con estos truquitos conseguirás que tu terraza, jardín o balcón derroche espíritu navideño. ¡Bonito, barato, fácil y rápido de poner y quitar! ¿Qué más se puede pedir?

¿Pones alguno de estos elementos en tu decoración de Navidad exterior? ¿Te animarás con alguno? 

Si te hemos dado alguna idea y no quieres perderte las novedades navideñas, ¡suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todo y cuidarte dentro y fuera de casa! 

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: