¿Tú también tienes una caja con adornos guardada en el trastero que jamás has vuelto a colocar? Tranquilo, no eres el único. Nos encanta que se respire Navidad en cada rincón de nuestro hogar y, por culpa de ello, caemos muchas veces en comprar cachivaches y adornos que luego no sabemos ni en qué momento los consideramos “bonitos”. La decoración minimalista debe estar presente especialmente en Navidad, porque son muchos los residuos que se generan con los regalos, las compras y los adornos de plástico que terminan en la basura.

Antes de ponernos a decorar y comprar como locos, debemos pensar en el impacto que todos esos elementos tendrán en el planeta. Millones de adornos terminarán abandonados durante cientos de años y, además,  la mayoría de ellos se han fabricado con materiales muy nocivos para la naturaleza. Árboles procedentes de las talas y de viveros, bolas, guirnaldas y espumillones de plástico y derivados del petróleo altamente contaminantes… ¡Por no hablar de las luces! Que generan una gran contaminación lumínica y suponen un gasto desmesurado de energía eléctrica.

¡Decorar la casa de Navidad de forma minimalista y sostenible es posible! Solo tenemos plantearla en base a estas 3 premisas:

  • Calidad frente a cantidad. Si quieres comprar algún adorno nuevo, que realmente te encante y que sea de buena calidad para que te dure años.
  • Se puede decorar y crear ambiente navideño con cosas “no materiales”.
  • Accesorios de materiales ecológicos, naturales y respetuosos con el medio ambiente.

Decoración minimalista con elementos de la naturaleza

Piñas, frutas secas, palos, ramas de canela, castañas y nueces, ramas y plantas aromáticas… ¡No te imaginas lo navideño que queda utilizar estos ingredientes para hacer centros de mesa!

Después, podrás guardarlos o devolverlos a su medio natural, ahorrando el 100% de la contaminación.

centro de naranjas y nueces centro de nueces canela manzana

¡Mira qué árbol más bonito con todo recogido del campo! Podemos hacer decenas de adornos con saquitos de tela, hojas, frutos y cosas que recojamos en una excursión al bosque. Además, es una idea estupenda para una tarde de manualidades en familia e incluso para que los peques de la casa aprendan el nombre de hojas y frutos.

También puedes decorar el pie de árbol haciendo un par de regalos “de pega”, reciclando algunas cajas de cereales o de zapatos y forrándolas con telas reutilizadas. ¡Residuo cero!

arbol decorado y nina atrezzo ramas de pino

 

Música: para crear el ambiente perfecto

La música no ocupa espacio y ambienta más que mil accesorios. Normalmente asociamos el término “decorar” a cosas que pueden verse y tocarse, sin pensar que quizás podemos conseguir una decoración fabulosa con elementos que se perciben a través de otros sentidos, como el oído y el olfato, del cual hablaremos a continuación.

Villancicos, jazz, blues, canciones que utilizan cascabeles y panderetas… Las canciones navideñas nos envolverán en el ambiente festivo sin tener más cachivaches en danza.

Aroma, esencias y velas

¿Alguna vez te has preguntado a qué huele la Navidad? Seguro que cada uno de nosotros la relaciona con un olor distinto: canela, naranja, vainilla, clavo, cardamomo, nieve, vino caliente, jengibre, chocolate caliente, miel, aire fresco y frío…

Y es que la Navidad tiene muchos toques aromáticos pero todos ellos con algo en común: nos evocan momentos en familia, celebraciones, alegría y emoción de lo que está por venir.

En muchas tiendas podemos encontrar esencias y velas con aromas navideños: fragancias dulces que nos recuerdan a pasteles de manzana y canela, a galletas y vainilla, otras que nos recuerdan a los frutos rojos e intensos de la navidad, con olor de los pinos nevados y la madera de la chimenea…

También podemos usar la propia comida para que la casa huela “deliciósamente navideña”: chocolate con churros, galletas recién horneadas, bizcocho de canela…

El olfato es un sentido estupendo para conectar con la Navidad, y nos ayuda a crear ambiente sin necesidad de comprar cientos de adornos. ¡No te olvides de él!

cafe con canela

galletas con chocolate

 

Iluminación cálida y tenue

Las luces en Navidad no pueden faltar. Pero no nos referimos a que haya decenas de bombillitas de colores por toda la casa. Sino a que juguemos con algunas de ellas para crear pequeños rincones y generar nuevos ambientes de calma y paz.

Momentos: lo más importante para una decoración minimalista

ninos haciendo galletas

La navidad son los momentos y las personas con quienes los pasamos. Pasad tiempo juntos, hablad más que nunca, jugad y reir, ver películas absurdas de Navidad, haced un Roscón de Reyes casero, bombones saludables, bebidas calientes… ¡No hay mejor decoración que un momento en familia y no pone ningún trasto de por medio!

Como ves, la intención principal de este post es que seas consciente de que la decoración es mucho más que comprar adornos. Que podemos envolver nuestra casa de Navidad simplemente estando juntos, escuchando música, oliendo a canela y cocinando galletas con formas divertidas. Sin gastar dinero, sin generar residuos y sin llenar nuestro trastero de bolas y espumillones. ¿Te sumas a la decoración minimalista navideña?

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: