Cambiar de vivienda es un proceso largo en el que damos muchas vueltas a la cabeza. Lo pensamos una y otra vez, apuntamos los pros y contras, lo valoramos con nuestra familia… Probablemente has estado a las puertas de decidirte por el “sí”, muchas veces pero no has dado el paso porque no sentías que era el momento. No hagas caso omiso a tu instinto y si te identificas con alguna de estas razones para cambiar de casa ahora, ¡hazlo!

Nuevas necesidades

Sobre todo después de este confinamiento, seguro que esta es una de las razones más comunes y por lo que más personas adquirirán una nueva vivienda. Se han dado cuenta de que sus necesidades han cambiado y que ahora anhelan tener ciertas cosas en casa a las que antes no daban importancia y que otras que valoraron mucho en su momento ahora les son inservibles. Una cocina demasiado pequeña, un salón demasiado grande que no les es funcional, necesita un despacho, un espacio para comer al aire libre, trastero, garaje, una distribución diferente, otro cuarto de baño…

Nuevo proyecto de vida

Otra de las razones más comunes que te harán cambiar de vivienda. Si quieres romper con todo y empezar un nuevo proyecto de vida, necesitas un hogar que se adapte a lo que quieres emprender. Quizás cambiar a  un barrio con más comodidades, a una zona más verde, con más terreno para hacer deporte, más comercios cercanos, al lado de tu familia o alejado de lo que tenías antes para cambiar de aire, buscas un nuevo estilo de vivienda y decoración

Si tienes ganas de iniciar un nuevo proyecto profesional o personal, es importante que tu hogar te acompañe en ese nuevo estilo de vida, para que te sientas lo más en armonía posible y te facilite el día a día tanto a ti, como a tu familia.

Vais a ampliar o reducir la familia

Tanto si viene un bebé para el que no tenéis espacio como si se han marchado ya los hijos, es un buen momento para cambiar de vivienda.

Tener un espacio para que los niños jueguen y estudien se convierte en una necesidad cuando van haciéndose más mayores. Esto es aún más importante si trabajamos desde casa y/o vivimos con una persona mayor o enferma que necesita tranquilidad. 

Si los hijos ya se ha mudado a su propia casa, tener espacio de más también es contraproducente, porque esas habitaciones las usaremos para guardar trastos y ¡encima las tendremos que limpiar y tener más trabajo cuando no las utilizamos!

Tus condiciones económicas han mejorado y puedes permitírtelo

Quizás en el momento en el que adquiriste tu actual vivienda o te fuiste a esa casa de alquiler tenías unos ingresos bajos, poca estabilidad económica, futuro laboral incierto… Pero puede que ahora ya te hayas asentado y tengas la oportunidad de cambiar a una vivienda con más comodidades, zonas comunes, terraza

Quieres una nueva mascota

Puede que estés de alquiler y tu casero no admita animales, o simplemente que no tengas sitio para un nuevo miembro en la familia. Si quieres una nueva mascota, adoptar un perro más grande que te acompañe y te apetezca tenerlo en un hogar más amplio. Mudarte justo para que tu animalito llegue al nuevo hogar es perfecto, porque así se adapta directamente a la nueva casa. 

Pero, por si estas razones para cambiar de casa te parecen poco, te dejamos una lista de motivos por los que te lo deberías plantear sí o sí:

  • Arreglas un desperfecto que no deja de romperse una y otra vez, como una humedad, una tubería, una ventana…
  • No encuentras nada porque tienes demasiadas cosas en un espacio tan grande que ya no te es práctico.
  • O todo lo contrario, no te cabe nada de lo que te gustaría poner: vestidor, cocina equipada, un cuarto de juegos, un despacho, zona de ejercicio…
  • No encajas con tu casero o vives con miedo a que acabe el contrato y os tengáis que ir.
  • Hace mucho frío o mucho calor y no es nada confortable estar en tu propia casa.
  • Estás siempre pensando en cómo sería un aire nuevo y vivir con otros recursos y comodidades. Te apetece romper y empezar de nuevo.
  • Tu barrio te aburre.
  • ¡Vais a ampliar la familia y se os queda pequeña!
  • Tu trabajo está tan lejos que pierdes dos horas en desplazamientos.

Si te has visto reflejado/a en cualquiera de estas afirmaciones… Es el momento. Cambiar de vivienda puede verse como un proceso duro y complicado o como una oportunidad de empezar una nueva vida que nos ilusiona, nos motiva y nos hará ser más felices. ¿Tienes más razones para cambiar de casa?

Para que no te agobies y disfrutes del paso a paso, te dejamos por aquí una serie de materiales que seguro que te sirven de gran ayuda: 

¡A por ello! 💪

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: