El uso de los suelos de vinilo se ha incrementado en gran medida durante los últimos años. La moda de utilizar este tipo de suelo no solo se debe a que cuentan con una bonita estética, sino a que son una alternativa realmente práctica con muchas ventajas. En la búsqueda de opciones para instalarlo, seguro que has encontrado suelos vinílicos SPC, y no has tenido muy claro que significa esta abreviatura.

En general, el suelo vinílico es un tipo de pavimento que, a diferencia de los clásicos suelos laminados tradicionales y los de madera, resiste perfectamente al agua y puedes utilizarlo en cualquier estancia del hogar. Destaca por ser una buena opción incluso para baños y cocinas.

Qué son los suelos vinílicos SPC

Este tipo de suelo se ha lanzado recientemente y es el que, sin duda, cuenta con las mejores prestaciones en comparación con los LVT y los WPC.

Sus siglas vienen del término Stone Plastic Composite. Se caracteriza por combinar una mezcla excelente de PVC, estabilizadores y polvo de piedra caliza en su núcleo, lo que le aporta esa dureza, estabilidad y resistencia. Se trata de una evolución de todos los que encontrábamos anteriormente y que ha revolucionado el mercado por conseguir excelentes resultados en todos los ámbitos.

Ventajas de este tipo de suelos

  • 100% resistentes al agua
  • Higiénicos, ya que cuentan con una superficie sellada que frena la proliferación de bacterias.
  • Protección multicapa frente al desgaste
  • No se contrae ni se dilata
  • Estabilidad en baja y alta temperatura
  • Capacidad para ser instalado en cualquier superficie.
  • Capacidad para minimizar el ruido, ofreciendo una experiencia silenciosa y confortable al andar.
  • Resistencia a golpes y rayaduras, gracias a la dureza de sus materiales.
  • Apto para el trasiego de las mascotas
  • Resistente a las ruedas de las sillas de oficina y juguetes gracias a la composición multicapa del vinilo SPC.
  • Resistencia al sol directo
  • Sin formaldehído
  • Aspecto y textura de madera natural, imitando a la perfección el vetado de la misma

Los suelos vinílicos SPC son la solución definitiva a los inconvenientes que encontrábamos en las otras alternativas, como la deformación, la dilatación ocasionada por el calor y los cambios de temperatura. Están formados por cinco capas de material, cuya combinación da lugar a todas estas ventajas: una capa de goma eva, el núcleo rígido SPC, una capa decorativa, una capa de uso y la última una UV protectora.

Actualmente la demanda de suelos vinílicos SPC no deja de crecer, ¡y con razón! Son una solución excelente para no tener que preocuparnos por mantener una tarima libre de golpes, rayaduras, deformidades y estar tranquilos aunque pueda caerle líquido. ¿Conocías este tipo de suelos? ¡Son todo ventajas!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: