La eterna pregunta. “Ya me he decidido a cambiar de casa, o a pasar del alquiler a la propiedad, pero: ¿compro vivienda de obra nueva o de segunda mano?”, pensarás llegado el momento. Es un debate que todos los que queremos ser propietarios de un inmueble tenemos en algún momento de nuestra vida. Para aclarar un poco este tipo de escenarios, las listas de pros y contras nunca fallan. Aquí te dejamos los que consideramos más importantes a la hora de decidir, pero dependerá de las prioridades y necesidades que tú busques en el hogar de tus sueños.

Ventajas de una vivienda de obra nueva

Ahorro en la reforma por ser vivienda a estrenar

Muy evidente pero a veces poco valorado. Lo más probable si entras en un inmueble de segunda mano sea que tengas mil retoques por hacer: renovar los baños, arreglar desperfectos en suministros, puertas, cambio a ventanas aislantes, cambio de electrodomésticos… En un hogar nuevo ahorrarás no solo el dinero, sino lo que muchas veces es más importante: los quebraderos de cabeza que ocasionan las reformas (accidentes, equivocaciones, plazos, gastos inesperados…). 

Personalización de la obra nueva

Todo a tu gusto. Cuando pensamos en obra nueva o segunda mano, cada vez son más los futuros propietarios que se fijan en que su vivienda cumpla con ciertas exigencias de distribución, calidad y materiales que se ajusten a su estilo de vida y preferencias estéticas. Por esta razón, la vivienda de obra nueva es una garantía de que esté completamente a tu gusto. En las viviendas de AQ Acentor, tienes la posibilidad de personalizar el espacio, elegir entre diferentes materiales o acabados y la ventaja de contar con asesoramiento durante todo el proceso.

Obra nueva con zonas comunes para el ocio

Encontrar viviendas de segunda mano que tengan estas prestaciones es un milagro. Por eso, un punto fuerte de las casas a estrenar es poder disfrutar de esos espacios de ocio que ofrecen las promotoras, como la piscina, zonas de juego infantil, pistas deportivas…

Tranquilidad y barrios nuevos

Después de muchos años, nos cansa ver siempre el mismo bullicio en las calles y el mismo barrio que no cambia. Las viviendas de obra nueva cuentan con la ventaja de que suelen estar en zonas nuevas, con barrios modernos y adaptados a las necesidades actuales. Y, además, en un entorno tranquilo perfecto para descansar sin renunciar al ocio y disfrutar tu tiempo con las personas que más quieres.

Domótica en la vivienda a estrenar 

Las promotoras están cada vez más comprometidas con incorporar una tecnología que nos facilite el día a día. Esta es, sin duda, una de las ventajas de la obra nueva: la incorporación de gadgets tecnológicos en sus inmuebles que hacen más cómoda la estancia a los propietarios.

Inconvenientes de una vivienda nueva

Tiempo de entrega

A la hora de elegir entre vivienda de obra nueva o de segunda mano, este es uno de los pocos puntos en los que pierden las casas nuevas, sobre todo si compramos sobre plano o en alguna fase intermedia. Si la vivienda está sin terminar, los plazos suelen ser de un par de años hasta la entrega de llaves, si bien es cierto que comprar sobre plano es mucho más económico y te ahorrarás una importante cantidad.

Cambiar de vivienda no es algo que decidamos de un día para otro y no solemos necesitar que sea una acción inmediata, por lo que seguro que si las características y ventajas te convencen y se ajustan más a tus necesidades, no te importará esperar.

 

Ventajas de comprar una casa de segunda mano

Menor precio al no ser obra nueva

Lo que nos hace optar por una vivienda de segunda mano es siempre su precio. Muchas personas piensan en gastar menos para hacerse con la propiedad y utilizar el resto que pensaban gastarse en reformarla hasta ponerla a su gusto. Realmente, debes poner en la balanza si te compensa más este proceso, sabiendo que habrá materiales e instalaciones antiguas que deberán quedarse, o invertir un poco más por tenerlo todo sin reforma y completamente nuevo. 

Desventajas de una vivienda ya estrenada

Lo cierto es que comprar un inmueble de segunda mano presenta más desventajas que puntos fuertes, y más puntos negativos que un hogar nuevo. 

Edad del edificio

Es la desventaja más importante. Si el inmueble tiene muchos años, pueden surgir problemas con el paso del tiempo en cuanto a la estructura, suministros, etc. Del mismo modo, pueden aparecer daños en los que no habíamos reparado al comprarla, por ejemplo, humedades o electrodomésticos castigados.

Derroche de energía

Las viviendas de obra nueva construidas actualmente, están muy preocupadas por la sostenibilidad, por lo que utilizan nuevos materiales que nos permiten ahorrar energía y con ello dinero en nuestra factura mensual. Esto no ocurre con las viviendas de segunda mano, que debido a que llevan muchos años construidas no disponen de instalaciones orientadas a la eficiencia energética.

Menor sentimiento de pertenencia

Esta desventaja es bastante evidente. Entrar en una vivienda de segunda mano puede no llegar a proporcionarnos esa sensación de hogar, ya que alguien ya vivió en ese inmueble por muchos años antes que nosotros. Estrenar una casa siempre conlleva mucha más ilusión, por ser nosotros los únicos que la hemos habitado, lo tenemos todo a estrenar y completamente a nuestro gusto.

Al final, lo importante cuando debas decidir si optar por comprar obra nueva o segunda mano, es que tengas en cuenta tus necesidades, priorices las prestaciones que más valor darán a tu día a día y lo compares con tu presupuesto. Este ejercicio te dirá la respuesta de lo que debes elegir. Probablemente, si estás buscando la vivienda de tu vida, con todas las comodidades, garantías y que te ofrezca la seguridad de que todos los materiales están en un estado óptimo, elijas obra nueva.

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: