Licencia de obra menor: qué es y cuándo solicitarla

Lectura 4 min

En muchas ocasiones te habrás planteado la posibilidad de realizar algunas reformas en casa. Pequeñas obras que pueden ir desde pintar las habitaciones a sustituir la instalación eléctrica, diseñar una nueva distribución de los espacios, etc. ¿Sabías que para ciertas reformas en el hogar necesitas solicitar una licencia de obra menor?

Hay quienes desconocen la necesidad de tramitar la solicitud de una obra menor a la administración o, en realidad, no saben cuándo hacerlo. Sin embargo, es muy importante saber que si no dispones de dicha licencia para ciertas obras, puedes ser sancionado y deberás detener al instante cualquier trabajo que estés realizando.

Qué es una licencia de obra menor

La licencia de obra menor es un documento que expide la administración municipal con el fin de autorizar o dar permiso a la realización de una serie de trabajos. Como su propio nombre indica, estos trabajos o reformas no serían de gran calado, por lo que habitualmente se enmarcan dentro de las tradicionales reformas que se suelen hacer en una vivienda o en un local.

Cuándo solicitar una licencia de obra menor

La solicitud de obra debe cumplimentarse siempre antes del inicio de las obras. Hasta que no dispongas del permiso, no podrás comenzar con los trabajos.

Dicha licencia debe solicitarse cuando los trabajos en la vivienda o en el local sean sencillos y no tengan unos costes elevados. Estaríamos hablando, por tanto, de la colocación de unos revestimientos, reparaciones en general, trabajos en cerramientos de todo tipo, sustitución de la instalación eléctrica o de fontanería, trabajos en los sistemas de calefacción, etc.

Hay muchos casos en los que, tanto viviendas como locales, necesitan realizar obras para suprimir ciertas barreras arquitectónicas. Si te encuentras en una situación como esta, tendrás que solicitar una licencia de obra menor al Ayuntamiento.

También puedes solicitarla en aquellas situaciones en las que tengas que realizar trabajos de reforma en cubiertas y fachadas, pero siempre y cuando sean trabajos sencillos en los que no haya que realizar obras mayores.

De todas maneras, cuando rellenes tu impreso tendrás que indicar el tipo de obras que deseas realizar. También puedes informarte con antelación sobre si las obras que vas a hacer requieren de una licencia de obra menor o no, o si pasan a la categoría de obra mayor.

Dónde solicitar los permisos para una obra menor

Hasta hace unos años, lo habitual era dirigirse a las oficinas municipales del Ayuntamiento, más concretamente al área de urbanismo, para solicitar los permisos de obra menor. Sin embargo, en la actualidad muchas de estas administraciones ya ofrecen la posibilidad de pedir esta licencia a través de internet.

Por lo general, solo tendrás que descargar el impreso de solicitud de obra menor y enviarlo por correo electrónico. La entidad municipal estudiará tu caso y en el plazo de unas horas o unos días te remitirá la licencia.

Lo que sí debes tener en cuenta es que la licencia de obra menor suele tener una fecha de caducidad. Por tanto, deberás concluir las obras en el plazo acordado. De lo contrario, tendrás que solicitar un nuevo permiso.

Requisitos para la solicitud de una licencia de obra menor

Cada Ayuntamiento es el encargado de requerir al usuario la documentación pertinente para la solicitud de obra menor. Lo más habitual, es que tan solo se requiera rellenar el formulario y presentar una fotocopia del DNI y la dirección del lugar donde se van a realizar las obras. Además, para que la administración pueda calcular el plazo de caducidad de la licencia, probablemente en el impreso a rellenar deban indicarse las obras y reformas que se desean realizar. Al tratarse de una licencia de este tipo, no es necesario presentar ninguna documentación adicional.

¿Cuál es el precio de una licencia de obra menor?

Al igual que en el caso anterior, será la entidad municipal la que se encargue de poner un precio a la licencia de obra menor. Las tasas que se pagan se calculan en función del tipo de obras que se van a llevar a cabo. Para hacernos una idea, se estima que el precio de una licencia de obra menor puede oscilar entre el 3% y el 5% del presupuesto total de las obras.

Un precio asequible, teniendo en cuenta lo que puede ocurrir si te denuncian por no disponer de una licencia de este tipo. La cuantía de las multas oscilan entre los 300 y los 6.000 euros, dependiendo del grado de las obras que estés realizando.

La licencia de obra menor es, por tanto, un documento imprescindible si deseas realizar ciertas reformas en tu casa o en el local, un permiso que se solicita en el Ayuntamiento y que, probablemente, puedas gestionar de forma telemática. Una vez que tengas esta licencia, podrás comenzar las obras que desees, pero estarás amparado por el marco legal.

Artículos relacionados

casa con diseño moderno Consejos de ahorroLifestyle y decoración

5 beneficios de comprar un piso

A muchas personas de la generación millennial la idea de comprar un piso les puede parecer, a priori, fuera de...