Hace ya muchos años que reciclar la basura de nuestro día a día se ha convertido en una práctica imprescindible para cuidar el medio ambiente. Gracias al reciclaje podemos dar una nueva vida a los envases y reducir el consumo de agua, energía y materia prima. Pero, ¿sabes realmente cómo funcionan los contenedores de reciclaje? ¿Crees que tiras correctamente todos los residuos? 

¿Dónde coloco en casa tantos contenedores de reciclaje?

Esta es la primera pregunta que nos hacemos siempre a la hora de empezar a reciclar, porque nos parece imposible tener tantos contenedores en la cocina.

Con tres cubos de basura es suficiente: papel y cartón, plástico y orgánico. Pero si no tienes espacio para 3 cubos puedes utilizar uno solo para el orgánico, que es lo más sucio, y bolsas independientes para el resto de los residuos.

contenedores reciclaje

También puedes optar por cubos de este estilo, que son muy finos y aprovechan la altura para ocupar menos superficie de suelo.

Otra de las opciones más frecuentes en las cocinas con poco espacio es aprovechar los grandes cajones para colocar pequeños contenedores de reciclaje con bolsas de basura que sirvan de separación de los residuos más limpios, como el cristal, plástico o cartón. También, colocar estos contenedores en forma de torre aprovechando una esquina.

cubos para reciclar

¿Qué tipo de basura va en cada color?

¡La gran pregunta! Todos conocemos a qué contenedor van los envases tradicionales, pero seguro que hay alguno con el que dudas o que incluso tiras donde no toca desde hace años ¡sin saberlo! ¡Apunta!

Contenedor amarillo

✅ Los botes comunes de plástico: botellas de bebida, geles y productos de limpieza, bolsas de congelados, de cereales, de ensaladas, bolsas de patatas, envoltorios de chocolatinas, yogures…

Latas de conservas y refrescos (¿sabías que se pueden reciclar ilimitadamente?), bandejas de aluminio y corcho blanco, aerosoles, tapas de frascos, bricks

Recuerda siempre limpiar los envases lo máximo posible para que el reciclado sea más provechoso.

⛔ Que NO debes tirar al contenedor amarillo

Tendemos a pensar que todo lo que sea de plástico va a aquí, ¡pero no! ¡Hay muchos tipos de plástico! No deben ir a este contenedor los juguetes y objetos de plástico (platos de picnic, utensilios de cocina, cds de videojuegos…). Tampoco chupetes, pañales o toallitas, ya que no pueden ser reciclados. Todo esto debe ir al gris o al punto limpio.

Contenedor azul

✅ En él van todos los deshechos de papel y cartón limpios: cajas de alimentos, envoltorios de latas de conservas, revistas, periódicos, folios, hueveras de cartón. Si en el supermercado coges bolsas de papel, puedes utilizarlas para meter la basura en este contenedor.

⛔ Igual que sucede con el plástico, no todo lo que nos parece “hecho de papel” va ahí. No debemos tirar servilletas sucias (esto va al marrón de orgánico), hojas del jardín, ni papel de aluminio.

Contenedor verde

✅ El contenedor del vidrio también suscita muchas dudas. Lo que debe tirarse en él son los envases de cristal de conservas, botellines y botellas de refresco, frascos de crema…

¡El vidrio puede reciclarse una y otra vez! Por eso, te recomendamos que si quieres reducir tus residuos, optes por cristal siempre que puedas, por ejemplo, en cosmética, en tomate frito, aceitunas, en cremas preparadas… Elígelo siempre antes que el plástico porque, aunque tenga un precio algo más elevado, ¡después puedes reutilizar el tarro de cristal para tener una despensa maravillosa!

⛔ Una de las cosas que las personas que reciclan no suelen saber es que las tapas de los tarros no se deben tirar a este contenedor: tienes que depositarlas en el amarillo y tirar los tarros abiertos. ¡Y los tapones de corcho de las botellas al marrón!

⛔ Hay muchos otros residuos que se tiran en este de forma equivocada porque la apariencia es de cristal: bombillas, espejos, vasos, cristales rotos de una ventana, fluorescentes, platos rotos¡Esto siempre al contenedor gris o punto limpio!

El contenedor marrón

✅ Este no está en todas las zonas pero, si tienes uno cerca, reciclar los residuos orgánicos es muy sencillo. Al marrón debes tirar todo lo que sea biodegradable, principalmente, los restos de la comida (verdura, carne, pescado, café, posos de infusiones, fruta…).

Y también, como hemos visto anteriormente, el cartón o papel manchado de aceite, serrín o los tapones de corcho. ¡Las florecitas secas también!

⛔ Es fundamental no confundir el marrón con el gris, otro de los errores más comunes. Al marrón nunca debes tirar, por ejemplo, las colillas y ceniza, los desechos de la aspiradora o el recogedor, compresas y tampones, bastoncillos de oídos, toallitas, tiritas y gasas, pañales… Todo esto no puede ser utilizado para hacer compost, por tanto, debes depositarlo en el contenedor gris.

contenedores reciclaje en casa

Artículos que nunca debes tirar en los contenedores de reciclaje habituales

¡Tirar basura en los contenedores habituales que debería ir al punto limpio es un error muy frecuente! ¡Y terrible! 

⛔ La ropa, electrodomésticos, móviles, consolas, ordenadores, escombros, cintas de vídeo, muebles, pinturas del hogar, hojas y ramas podadas, pilas y baterías, bombillas, zapatos… Debes llevarlos al punto limpio, ya que ni siquiera tienen cabida en el gris. Comprueba antes de tirar objetos de este estilo dónde debes hacerlo realizando una búsqueda en internet y, si necesitas ir al punto limpio, consulta el que tengas más cercano.

⛔ El aceite usado para cocinar nunca debes tirarlo por el fregadero. En las ciudades hay contenedores especiales para recoger este residuo, porque ¡el aceite vegetal también se puede reciclar!

¿Qué hago si no sé a qué contenedores de reciclaje echar mis basuras?

Seguramente tengas dudas sobre muchos objetos cotidianos, como por ejemplo la esponja de la ducha. Te recomendamos que ante una duda sigas estos pasos:

  1. Búscalo en la web de Ecoembes, ya que seguro que han hablado de ese tipo de residuo y dónde desecharlo. ¡Tienen artículos casi de todo lo que busques!
  2. Tiralo al gris de restos si no sabes dónde va y no tienes acceso a mirarlo, siempre que no sea un objeto muy característico de ir al punto limpio como la ropa o la electrónica. 
  3. Asegúrate de que es un residuo reciclable para futuras ocasiones y si no lo es, deja de utilizarlo, como por ejemplo la esponja, que no puede convertirse en nada nuevo y va al gris.

Recuerda que es muy importante que te asegures de estar haciéndolo correctamente, porque ¡no podemos echar a perder el esfuerzo que todos hacemos separando!

reciclaje en familia

Trucos para que la familia se sume al reciclaje

Además, incentiva el consumo de ese tipo de artículos cuando debáis comprar algo, por ejemplo, un bol de cereales para el desayuno de vidrio reciclado.

También, escoge a la hora de consumir empresas comprometidas con el reciclaje, la sostenibilidad y la gestión de residuos, que minimicen su impacto medioambiental.

  • Hazles conscientes de la problemática de los residuos. Con vídeos, con cifras… Hay muchas campañas de concienciación sobre, por ejemplo, el plástico en el mar, que puedes enseñarles. Así, se darán cuenta de que es necesario hacerlo para cuidar del planeta.
  • Coloca una etiqueta frontal en cada cubo con los dibujos de los residuos que se deben depositar, para que les sea más sencillo hacerlo.  
  • Reducid los residuos al máximo, para tener que desechar menos. Compras a granel, envoltorios de bocadillos reutilizables… Cuanta menos basura, más sencillo es abordarla
  • Haz manualidades con los niños en las que recicléis vuestros residuos: con tapones, botellas, cajas… Les ayudará a comprender el valor del reciclaje.

¿Has descubierto algo sobre los contendores de reciclaje que no sabías? Seguro que investigando cada residuo en particular aprendes cosas nuevas ¡y cada vez lo haces mejor!

DEJA UNA RESPUESTA

o conectar con: