10 trucos para reducir el consumo de agua

Lectura 4 min

El agua es esencial para la vida. La utilizamos para cultivar nuestros alimentos, para nuestra higiene personal y por supuesto necesitamos consumir agua para vivir. No solo hay que ahorrar en la luz, sino también en el agua. El agua potable es un recurso cada vez más escaso y que es necesario salvaguardar. Reducir el consumo de agua o consumir de manera responsable es algo que todos podemos hacer fácilmente. Descubre una serie de pequeños detalles que marcan la diferencia.

¿Cuánta agua consumimos?

Una persona consume de media 136 litros de agua al día, pero al mismo tiempo se pierden 112 litros por propiedad por fugas. Además, una gran parte del agua que se desperdicia se debe a hábitos poco responsables.  

Trucos para reducir el consumo de agua

Conoce tu consumo

Conocer la huella hídrica personal es el primer paso para un consumo responsable. Hacerlo manualmente, o mediante una de las herramientas específicamente diseñadas para ello en internet, es sencillo. Repasa las actividades de tu día a día y el uso de agua asociado, calcula los litros que consumen cada una de esas actividades y planifica cómo puedes reducirlos.

Usa la ducha

Un baño relajante con espuma después de un caluroso día de trabajo es un placer, pero una ducha rápida puede ser igual de relajante y refrescante. Ducharse en lugar de bañarse permite ahorrar hasta un 15% de agua. Hacerlo más rápido disminuye aún más ese consumo. Por cada minuto de ducha se gastan, dependiendo del caudal, de 6 a 45 litros de agua. Imagina la cuantía si tu ducha de diez minutos se reduce a cinco.

Utiliza el mismo vaso todo el día

Utiliza el mismo vaso para beber agua todo el día y así evitar tener que lavarlo cada vez que lo uses. Puedes utilizar también una botella rellenable. 

Cierra los grifos cuando no los uses

Parece fácil este truco para ahorrar agua, pero repasando las diferentes acciones del día verás que siempre hay actividades cotidianas en las que se deja correr y se desperdicia el agua. Por ejemplo, no dejar corriendo el agua mientras nos lavamos los dientes, sino utilizar un vaso; o colocar un recipiente para recoger el agua que dejamos correr mientras se calienta y utilizarla después para regar las plantas o limpiar el suelo puede hacer que ahorremos una gran cantidad de líquido.

Instalar aireadores u otros dispositivos en tus grifos

Instalar aireadores o atomizadores en los grifos, duchas de mano o mangueras puede reducir el consumo de agua hasta un cincuenta por ciento. Los aireadores, son unas pequeñas piezas que se colocan fácilmente y mezclan el agua con aire, creando un flujo contínuo y uniforme sin salpicaduras. Además, los reductores de caudal permiten limitar la cantidad de agua según un número prefijado y mediante el estrangulamiento o el filtrado del mismo. 

Arregla las fugas inmediatamente

Otro de los trucos para ahorrar agua es reparar todas las fugas. Pequeñas fugas, como un grifo que gotea sobre el lavabo durante unos cuantos segundos hasta que se cierra definitivamente o algún pequeño escape al que no damos importancia, suponen una gran pérdida de agua. Arreglar las fugas de manera inmediata o lo antes posible ayuda a prevenir un consumo excesivo.

Elige y utiliza bien los electrodomésticos 

Compra electrodomésticos con mayor eficiencia energética. La eficacia de los electrodomésticos está regulada por la Unión Europea con una calificación ascendente que va de la A (la más eficiente) a la G. Los más eficientes pueden ser un poco más caros, pero su huella ecológica y el consumo de energía y agua es infinitamente menor que el de los de la gama más baja. Utiliza siempre cargas completas del lavavajillas o de la lavadora para evitar poner más programas de los necesarios.

Riega las plantas de manera sostenible

Planifica una rutina de riego sostenible para tus plantas y jardín. No es necesario que el césped se riegue más de dos veces a la semana. Intenta recuperar agua de otras actividades o de la lluvia para reutilizarla en las plantas. Riégalas al atardecer, o por la noche, para evitar la pérdida de agua por la evaporación.

Utiliza el inodoro correctamente

Otro de los trucos para reducir el consumo de agua es evitar derrochar agua con la cisterna del inodoro. Las de doble pulsador son ideales para poder controlar la cantidad de agua que se utiliza. Si no dispones de una y cambiar el inodoro no es una opción, intenta cambiar la carcasa interior por un dispositivo ahorrador o un limitador de descarga. 

Mucha gente utiliza el inodoro como una papelera para pañuelos de papel, toallitas desmaquilladoras y un sinfín de desechables. Compra una papelera para el baño donde arrojar todos esos elementos y utiliza el inodoro únicamente cuando sea estrictamente necesario. 

Comparte y conciencia

Compartir tus inquietudes sobre el consumo responsable de agua con las personas próximas como familiares y amigos, además de con tu círculo social extendido, es una manera de concienciar a los demás sobre el ahorro de agua. Cuantas más personas contribuyan con pequeños gestos, menos agua se desperdicia de manera global.

Artículos relacionados